El mal no es creación divina

 
Este artículo pertenece al tema de La Batalla Invisible. Parte 7 de 8

Probado en todas formas ha sido desde su principio el espíritu. Si ha sido probado con el mal, ¿creéis acaso que el Padre pueda haber creado el mal para tentar a sus hijos? De cierto os digo: No.

El mal ha sido creado por la flaqueza, la debilidad del espíritu y de la carne; del espíritu, por no saber hacer uso de su propia fortaleza y de la carne por ceder ante las tentaciones.

¿Qué ha hecho ante ésto el Padre? Permitir que los elementos del mal os sometan a prueba.

¡He aquí por qué he venido! Porque vosotros no habéis sabido perseverar ni conservaros en el bien; porque habéis cedido a las flaquezas de la carne; porque habéis caído ante las tentaciones tanto visibles como invisibles, bajo ese poder sobrenatural del mal que existe sobre vosotros.

A vosotros os dejaré ir por todos los caminos del orbe, lo mismo que a vuestros hijos, discípulos también del Espíritu Santo y los hijos de ellos llevarán mi simiente.

En verdad os digo que no pasarán tres generaciones después de la vuestra, para que no se haya conmovido hasta sus más profundas fibras esta Humanidad, ante la venida del Espíritu Santo, ante hechos extraordinarios, unos, que he verificado entre vosotros y, otros, que reservados tengo para el mañana.

Así vosotros iréis aboliendo el reinado del mal. Ese poder irá siendo quebrantado por vuestras obras de amor y de justicia.

Cada hombre que sea convertido al Espiritualismo será uno menos que pertenezca a aquel reinado.

Pero si vosotros creéis que os doy la tarea o el cargo de vencer con vuestras obras de amor y de luz el ambiente del mal, en verdad os digo que no es el tiempo aún en que podáis vencerlo por completo; todavía es más fuerte que vosotros.

temas extraídos de las comunicaciones divinas de El Tercer Testamento