Los Hechos de Roque Rojas

 

La vida de Roque Rojas estuvo
impregnada de acontecimientos extraordinarios, muchos de los cuales
quedaron sellados por su modestia y humildad. Pero muchos otros fueron
recogidos por múltiples personas. He aquí algunos de esos
hechos:
 

    • Al ser bautizado por el sacerdote católico Filogonio
      Quezada, unas palomas volaron y se posaron sobre el niño,
      cantando. De ésto, quedó testimonio escrito en los
      reportes de la época al Arzobispado
    • A la edad de cinco años, vaticinó la muerte de los
      esposos Romero, causando el cumplimiento de su vaticinio azoro en
      quienes le conocían.
    • A la edad de doce años profetizó el paradero preciso
      de la niña Andrea, quien vivía en la hacienda de don Juan
      López Montiel, que había sido raptada y secuestrada por
      unos bandoleros y llevada al cerro del Tesoro, en los alrededores de la
      ciudad.
    • Cuando ya mayor, estudiaba en el Seminario de México, y en
      una ocasión en que su preceptor, Fray Antonio Vázquez,
      celebraba la misa, al voltear éste del altar vió que de lo
      alto de la capilla se desprendía una paloma llena de luz, y al
      posarse sobre la cabeza de Roque Rojas desaparecía.
    • A finales de ese mismo año de 1861, curó a un leproso
      e hizo hablar a una muda de nacimiento de la familia de Petra Ortiz.
    • El año de 1862 hizo volver la vista perdida a Onofre Martínez,
      hermano de Lucas Martínez.
    • Ese mismo año, en una visita que hizo al poblado de San Andrés
      Topilejo, cerca de la Ciudad de México, y a punto de ser
      apedreado por una multitud incitada por el cura católico del
      lugar, hizo ante numerosas personas el prodigio de hacer andar al Juez
      Civil de la localidad, quien era paralítico de nacimiento.
      Aprovechando el desconcierto de quienes le querían sacrificar,
      pudo salvar la vida.
    • El año de 1863 resucitó, dos días después
      de haber fallecido, a la señora Refugio Valverde, esposa de
      Porfirio Lopezcano de Santillán.
    • El 31 de Mayo de 1868, en la Calle del Ciprés y de las
      Flores de la Ciudad de México, celebró Roque Rojas la
      marca espiritual de Benito Juárez, Presidente de México.
    • Poco tiempo después, ante el Cabildo de la Ciudad de México,
      hizo caminar una enorme mesa con sólo aplicar sus manos,
      partiendo en dos el mármol de dicha mesa.
    • Durante la Intervención Francesa, en el Cerro de la Estrella
      de Iztapalapa, cuando era perseguido por dos soldados franceses para
      matarle, al salir Roque Rojas de la cueva donde se hallaba oculto,
      vieron los soldados que éste se convertía en un sol
      radiante, y temerosos, cayeron arrodillados ante él.
    • El año de 1869 hizo brotar agua en la población de
      San Miguel Regla, en el estado mexicano de Hidalgo y lo bautizó
      llamándole El Nuevo Jordán.
    • En el pueblo de Atizapán de Zaragoza, en Tlanepantla, estado
      de México, también hizo brotar agua y bautizó el
      lugar llamándole El Pozo de Samaria.
    • Los emperadores impuestos por Francia para México,
      Maximiliano y Carlota, movidos a curiosidad por su fama de taumaturgo y
      profeta, lo hicieron llevar ante su presencia y entonces él les
      profetizó que un Habsburgo derramaría su sangre en el
      suelo de México y que México sería un país
      sin reyes. Ellos, creyéndolo loco (era el momento más
      álgido de su imperio) lo dejaron ir, considerándolo
      inofensivo.

Éstos fueron algunos de los hechos
singulares de la vida de Roque Rojas, elegido por Dios para manifestar
el espíritu de Elías, el Enviado del Tercer Tiempo


Bibliografía: Memorias sobre
Hechos de Roque Rojas y algunas anécdotas sobre sus antepasados”
. Gregorio Baldomero. 1914 / “Albores de la Nueva Venida del Señor.
El Enviado”, Folletos de “El Redentor”. 1970