Home » Artículos » El fin del Mundo

El fin del Mundo

Las falsas interpretaciones materiales

Este temido fin de este mundo no llegará de acuerdo a tantas y diversas interpretaciones humanas, religiosas, filosóficas, etc. debido a que siempre se analizan en el sentido material las profecías, en este caso las profecías bíblicas.

Las interpretaciones materialistas hacen que muchos vivan con el temor y el miedo de que de un momento a otro se cumplan las profecías según ellos y “adiós, mundo cruel”; otros, sin embargo, que se creen escogidos esperan que en este fín del planeta el juicio les sea favorable y entonces pasen a gozar de una vida eterna que creen haberse ganado, mientras que los demás que no creyeron tendrían como destino el famoso fuego eterno.

¿Y después qué pasará? Pues nada… bueno, lo que va a pasar es exactamente lo que el Padre (Dios) nos ha dicho en este tiempo y que es que

….el fín de nuestro mundo de maldad no es el fín del planeta…
 

La idea de que el mundo va a terminar, como muchas interpretaciones en el sentido material, hace que no se comprenda una verdad espiritual, pura y limpia como es la palabra de Dios.

El fin del mundo de iniquidad

Es tan grande la creencia en esta idea del fin del mundo, que muchos apostarían su propia vida, y aseguran que el final será por una catástrofe de proporciones “bíblicas”; sin embargo la voluntad divina está sobre toda falsa interpretación.

¿Y cual es esa voluntad divina? ¡Que por nosotros mismos se lleve a cabo ese fin del mundo que Él nos ha señalado, o sea que será causado por todos nuestros graves errores manifestados en tantas y diversas formas.

Somos nosotros y no Él quienes podemos y debemos destruir este mundo cruel que hemos formado a través de los tiempos.

Él no va destruir lo que nosotros hemos construído.

Un error de siglos

Y si muchos piensan que este fín será para el año dos mil, entonces es una prueba contundente que siempre no hubo fin del mundo, porque de acuerdo a cierto error de datación cometido allá por el año 350, alguien se equivocó en la fecha del nacimiento de Jesús por 7 años de retraso, por lo tanto realmente ya estamos alrededor del 2007. Es decir, el año 2000 ya trasnscurrió…y no pasó nada.

Esta profecía, como la que habla del Advenimiento del Espíritu Santo, las nociones del infierno, el cielo, la gloria, la muerte, y tantas otras más a las cuales se les ha dado la interpretación humana y material, traerá como resultado una sorpresa tan grande como es la que al final de cuentas NO HAY FIN DEL MUNDO.

Otros Temas