Home » Posts tagged 'vidas pasadas'

Tag Archives: vidas pasadas

La Reencarnación del Espíritu


No basta a vuestro espíritu una sola materia en su existencia eterna, como tampoco es suficiente para vuestro cuerpo un solo vestido durante su vida en este mundo.

En diferentes etapas habéis conocido la riqueza y la pobreza, la salud y todas las enfermedades que afligen a la Humanidad.

Conocéis el egoísmo, la soberbia, la iniquidad y la falta de caridad y también el perdón y el amor, la nobleza y la generosidad.

El misterio de la resurrección de la carne lo ha esclarecido la revelación de la reencarnación del espíritu.

Hoy sabéis que la finalidad de esta ley de amor y de justicia es la de que el espíritu se perfeccione, de que no se pierda jamás, porque siempre encontrará una puerta abierta como oportunidad que le da el Padre para su salvación.

Mi juicio en cada espíritu, por medio de esta ley, es perfecto e inexorable.

La reencarnación, desde el principio de la humanidad.

Cuando habitáis en la carne, vuestro espíritu viene a purificar manchas de vidas pasadas, y se ha hecho necesario revelaros todo esto para que podáis llevar con paciencia los sufrimientos de la Tierra.

Desde el principio de la Humanidad existe la reencarnación del espíritu como una ley de amor y justicia y una de las formas en las que el Padre ha demostrado su infinita clemencia.

La reencarnación no es sólo de este tiempo, lo es de todos los tiempos, mas tampoco penséis que es hasta ahora cuando os ha sido revelado este misterio.

Desde los primeros tiempos existió en el hombre la intuición sobre la reencarnación del espíritu; mas esta humanidad, buscando ciencias materiales y riquezas del mundo, se dejó dominar por las pasiones de la carne, endureciéndosele aquellas fibras con las que se percibe lo espiritual, convirtiéndose en sorda y ciega para todo lo que corresponde al espíritu.

¿De qué le sirve posar sus ojos en los libros que contienen la Ley y la Doctrina que os revelé en los tiempos pasados, si su mente no logra penetrar en su significado, ni su corazón percibe su esencia?

Recordad que la sensibilidad y la intuición espiritual están atrofiadas en los hombres, y que por eso las más de las veces, al buscar mi verdad en aquellos textos, caen en erróneas interpretaciones.

Ellos tienen la luz frente a sus ojos, pero en vez de penetrar al fondo de las lecciones, se detienen en las letras, o sea en la forma exterior, con lo que frecuentemente se confunden.

Mas ya estoy aquí para hacer luz en los misterios y en las tinieblas, así como para libraros de confusiones y de errores.

Parábola

“Encontrábase delante de Dios un espíritu lleno de luz, pureza e inocencia que dijo a su Señor: -Padre, decidme cuál es mi misión porque deseo serviros.

Y el Señor con dulzura le respondió: Esperad, voy a unir en el mundo a un hombre y a una mujer y de su unión nacerá un hijo en el cual encarnaréis, para que siendo hijo del hombre recojáis experiencia en las pruebas del mundo y sintáis de cerca la ternura de una madre y la caricia de un padre.

“Regocijóse el espíritu y esperó. Entre tanto, el Señor unió un varón a una mujer con lazos de amor y así les envió por el camino de la vida.

“Un nuevo ser germinó en el seno de la mujer y entonces Dios envió a aquel espíritu a encarnar en aquel cuerpo y al noveno mes contempló la luz del mundo. La madre sonreía de felicidad y el padre le contemplaba con orgullo.

Aquel hijo era la obra de ambos, era el fruto de su amor. La mujer se sintió fuerte y el hombre se sintió semejante en algo a su Creador. Los dos se dedicaron a cultivar aquel tierno corazón.

“El espíritu que animaba al hijo sonreía al contemplar la dulce mirada de su madre y la faz severa y a la vez cariñosa del padre.

“Pasó el tiempo y el padre en su lucha alejóse del nido de amor y tomando caminos torcidos se internó hasta perderse, dejando en los zarzales jirones de su vestidura, comiendo frutos venenosos y deshojando las flores que a su paso hallaba.

“Al sentirse enfermo y abatido recordó a los seres que había abandonado, intentó retornar en busca de ellos, mas las fuerzas le faltaron.

“Entonces, sacando fuerzas de flaqueza, arrastrándose y tropezando por el largo camino, llegó a las puertas del hogar, donde la esposa le recibió en sus brazos con lágrimas en los ojos: el hijo estaba enfermo y agonizaba.

“Al contemplar el padre a su hijo agonizante imploró a la caridad divina su alivio, mesó desesperado sus cabellos y blasfemó. Mas aquel espíritu desprendióse de su cuerpo y se fue al Más Allá.

“Los padres quedaron desolados, haciéndose mutuamente responsables de la desgracia que los afligía, él por haberse alejado, ella por no haberlo sabido retener.

“Cuando aquel espíritu llegó a la presencia del Creador le dijo: -Padre, ¿por qué me habéis apartado de los brazos de aquella dulce madre a quien mi ausencia ha dejado sollozante y desesperada?- A lo que el Señor respondió: Esperad, aguardad, que nuevamente volveréis al mismo seno, cuando aquellos hayan reconocido sus faltas y comprendido mi Ley.

“El hombre y la mujer continuaban unidos, solitarios, interiormente arrepentidos de sus faltas, cuando nuevamente fueron sorprendidos por el anuncio de un nuevo hijo. Dios hizo retornar al espíritu nuevamente en aquel seno diciéndole: Sed en aquel cuerpo que se prepara para la vida y recreaos de nuevo en aquel regazo.

“Los padres que daban por perdido al primogénito, no sabían que había vuelto a su seno, mas el vacío que el primero dejó lo llenó el segundo, volvió la alegría y la paz a aquel hogar, volvió a sonreír la madre y a recrearse el padre.

“Ahora el varón temía apartarse de los suyos y procuraba rodearles de amor, permaneciendo cerca de ellos.

“Pero el tiempo le hizo olvidar su pasada experiencia e inducido por los malos amigos, cayó en el vicio y en la tentación. La mujer le reclamaba y comenzó a repudiarle; el hogar fue convertido en un campo de batalla.

“Pronto el varón cayó vencido, enfermo y debilitado, mientras la mujer, dejando al hijo en la cuna, se levantaba en busca del pan para el inocente y del sustento para aquel compañero que no sabía amarla ni cuidarla.

“Ella sufría humillaciones y blasfemias, atravesaba por peligros y desafiaba los instintos de los hombres de mala fe. Y en esa forma llevaba el pan de cada día a los labios de los suyos.

“Dios tuvo caridad del espíritu inocente y antes de que abriera sus ojos a la razón, volvió a llamarle. Y cuando el espíritu fue ante su Señor, le dijo lleno de dolor: -Padre, nuevamente me habéis arrancado de los brazos de aquéllos a quienes amo, mirad cuán duro es mi destino; hoy os pido me dejéis ya sea en el seno de ellos o en el vuestro por siempre, mas no me hagáis ya caminar, estoy cansado.

“Cuando el varón volvió de su letargo, contempló un nuevo cuadro de dolor: la esposa lloraba sin consuelo a la cabecera del lecho donde yacía muerto el segundo hijo.

“Quiso el hombre arrancarse la existencia mas la esposa le detuvo diciéndole: -No atentéis contra vuestra vida, detened vuestra mano, mirad que nosotros mismos somos la causa de que Dios se lleve a nuestros hijos.

“El varón se serenó reconociendo que había luz en aquellas palabras. Un día y otro fueron trayendo la calma a aquellos corazones que recordaban con dolor a los hijos que partieron, que habían sido la alegría de aquel hogar que después se hundió en la desolación.

“El espíritu preguntó entonces a su Señor: -Padre, ¿nuevamente vais a enviarme a la Tierra?-

“-Nuevamente- le dijo el Señor, -y cuantas veces sea necesario, hasta pulimentar aquellos corazones.

“Cuando volvió a encarnar aquel espíritu, su cuerpo estaba enfermo porque su madre se encontraba enferma y su padre también. Desde su lecho de dolor, aquel espíritu se elevaba al Padre en demanda de alivio. Esta vez no había contemplado la luz del mundo, no había sonrisas en los labios de los padres, solamente llanto.

“La madre lloraba desde el amanecer hasta el anochecer junto a la cuna del infante, mientras el padre arrepentido sentía que a su corazón lo taladraba el dolor, al ver que el hijo había heredado sus propias lacras.

“Breve fue la estancia del espíritu en aquella carne enferma, retornando nuevamente a la presencia del Señor.

“Volvió la soledad entre los esposos, pero el dolor les había unido como nunca, sus corazones se amaban y se prometieron caminar unidos hasta el fin de la jornada. El varón cumplía con sus deberes, ella cuidaba a su esposo y ambos se sanaban de sus males.

“Creían difícil que Dios volviera a concederles un hijo más, y he ahí que cuando el Señor contempló que la salud corporal y espiritual florecía en aquellos seres, les envió aquel espíritu como un premio a la abnegación de la una y a la enmienda del otro, y del seno de la mujer brotó un cuerpecito fragante como un capullo, que inundó de felicidad y de paz aquel hogar.

“El varón y la mujer postrados y llorando de dicha, dieron gracias a su Señor, mientras aquel espíritu sufrido y obediente sonreía a través del hijo diciendo a Dios: -Señor, no me apartes más de mis padres, mira que hay paz en mi hogar, hay amor en sus corazones, hay calor en mi cuna, hay leche y miel en el seno de mi madre, hay pan en la mesa y en mi padre hay caricias y en sus manos herramientas de trabajo; bendícenos

“Y el Señor, con regocijo en su Espíritu, les bendijo y dejó unidos en un solo cuerpo, en un solo corazón y en una sola voluntad.”

La Reencarnación en la Biblia – Parte II

Este artículo pertenece al tema de La Reencarnación en la Biblia. Parte 2 de 2

Juan el Bautista: El Dilema de los Teólogos Cristianos

 

  • A pesar de la controversia y de los numerosos intentos por parte de las grandes religiones y sectas cristianas establecidas por negar las evidencias que atañen a la reencarnación del profeta Elías en Juan el Bautista, dichas evidencias son de tal magnitud que no pueden continuar siendo ocultadas…

La controversia comienza a partir de una profecía entregada por Malaquías durante el reinado de Darío, unos buenos 350 años antes del nacimiento de Jesús…y la profecía dice así:

 He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de
 Jehová, grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres
 hacia los hijos y el corazón de los hijos hacia los padres...  
Malaquías 4:5,6 

Como desde hace tiempo ha sido ampliamente aceptado tanto por los teólogos judíos como por sus colegas cristianos, la profecía se refiere a que, previamente a la llegada del Mesías, habría de regresar Elías de Tesbe, el profeta que fuera arrebatado al cielo en un carro de fuego.
El problema aquí es que las religiones y sectas cristianas se niegan hoy, siguiendo las órdenes, no de un Papa sino las dadas por el Emperador romano Justiniano al Segundo Concilio de Constatinopla en el año 533 (ver Mandato Imperial) a aceptar que en Juan Bautista reencarnara el espíritu de Elías, basando su negación en un solo versículo:

 Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres Tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú
 el profeta? Y respondió:  No. Le dijeron: ¿Pues quién eres? para que
 demos respuesta a los que  nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo? Dijo:
 Yo soy la voz de uno que clama en el  desierto: Enderezad el camino del
 Señor, como dijo el profeta Isaías. 
 Juan 1:21,23 

Esto parece ser contundente… y de hecho, así lo toman e interpretan los cristianos que no aceptan que pueda haber reencarnado Elías en Juan el Bautista, aunque curiosamente, omiten el explicar por qué Juan se autocalifica como “la voz de uno que clama en el desierto”… que es justamente la tarea que Elías habría de hacer. La explicación hacia esto viene más adelante en este documento.
Por el momento, comencemos revisando algunos puntos:
¿Por qué si Juan asegura no ser Elías, Jesús asevera exactamente lo contrario?

JUAN BAUTISTA DIJO: JESUS DIJO:

Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres Tú Elías?
Dijo: No soy.
¿Eres tú el profeta? Y respondió: No.
Le dijeron: ¿Pues quién eres? para que demos respuesta
a los que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo?
Dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el desierto:
Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías.
Juan 1:21-23

Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir.
Mateo 11:14

Mas os digo que Elías ya vino, y no le conocieron,
sino que hicieron con él todo lo que quisieron
Mateo 17:12

Pero os digo que Elías ya vino, y le hicieron todo lo que
quisieron, como ésta escrito de él.
Marcos 9:13
Número de citas con la refutación de que Juan el Bautista NO es Elías: 1 Número de citas donde Jesús afirma que Juan el Bautista SI fue Elías: 3
Y al rehusarse a aceptar que Elías pueda haber reencarnado en Juan el Bautista, los teólogos cristianos se meten directamente en un brete porque surgen de inmediato dos preguntas:
¿Miente alguno de los dos?

…porque si en un texto vinieran dos conceptos totalmente opuestos (e.g.: “la Tierra es redonda”, “la Tierra NO es redonda”) necesariamente uno de los dos es falso. El asunto sería, en este caso, dilucidar cuál de las dos afirmaciones es la correcta y verdadera… y cuál no lo es.

Si Elías nunca regresó (como anunciara Malaquías) ¿cómo pudo entonces haber sido Jesús el Mesías?

Resulta así, que si diéramos como buena la interpretación de que Elías NO fue Juan el Bautista, los teólogos judíos han tenido siempre la razón: Como Elías nunca llegó, tampoco lo hizo el Mesías… y por ello, lo continúan esperando.

Afortunadamente para nosotros, existen muchas cosas más que nos pueden ayudar a saber la verdad… y comprender que ni Juan el Bautista ni mucho menos Jesús dijeron mentira o inexactitud alguna…
Revisemos paso a paso todas las evidencias:

El Libro de Malaquías

Este libro, el último en el Antiguo Testamento, es sumamente importante porque contiene la profecía del regreso de Elías, que se llevará a cabo, como veremos de inmediato, con la reencarnación de el más grande profeta de Israel en Juan el Bautista. Nótese que las palabras del último párrafo son citadas textualmente en el pasaje de Mateo 3, cuando el ángel anuncia a Zacarías que en su hijo Juan (el Bautista) encarnaría el espíritu del profeta Elías.

 He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande
 y terrible . Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos  y el
 corazón de los hijos hacia los padres...
 Malaquías 4:5,6 

A continuación, uno tras otro para su mejor comparación, las descripciones en el Libro 2 de Reyes de la personalidad de Elías tesbita y en el Evangelio de Mateo de la personalidad de Juan el Bautista.

 Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor
 de sus lomos;  y su comida era langostas y miel silvestre.
 Mateo 3:4
 Y ellos le respondieron: Un varón que tenía vestido de pelo, y ceñia sus lomos
 con un cinturón de cuero. Entonces  él dijo: Es Elías tesbita. 
 2 de Reyes 1:8 

¿Simple coincidencia? Veamos. Cuando el mensajero de Dios se aparece ante Zacarías para anunciarle que su mujer va a tener un hijo en el cual encarnará un profeta, anuncia con total claridad que el espíritu que morará en esa criatura por nacer es nada menos que el de Elías, citando incluso a Malaquías:

 E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver
 los corazones  de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de
 los   justos, para preparar  al Señor un pueblo bien dispuesto. 
 Lucas 1:17 

Citemos ahora el versículo (el único) que usan incorrectamente las religiones occidentales que no pueden aceptar la ley de reencarnación porque naturalmente verían disminuido su poder moral y material sobre las consciencias de los hombres. Lo curioso es que al negar que Juan el Bautista fuera la reencarnación del espíritu de Elías, acaban por negar también las aseveraciones del mismo Divino Maestro, como se podrá ver claramente más adelante.

 Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres Tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el profeta?  
 Y respondío: No. Le dijeron: ¿Pues quién eres? para que demos respuesta a los que 
 nos  enviaron. ¿Qué dices de ti mismo? Dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el 
 desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías. 
 Juan 1:21,23 

Y ciertamente, cuando le preguntan los doctores de la ley a Juan el Bautista si era Elías, éste contesta que efectivamente, no lo es: él es Juan, hijo de Zacarías y Elizabeth.
Pero ¿qué hubiera sucedido si la pregunta le es formulada correctamente? “¿Llevas en tí el espíritu de Elías?” La respuesta, por supuesto, hubiera sido otra, confirmando lo anunciado por el ángel a Zacarías.

Y todavía existe la otra posibilidad: de que como viene constatado en Eclesiastés, el recuerdo de vidas pasadas hubiera estado vedado también para Juan el Bautista, pero Jesús, siendo el Hijo del Hombre y el Verbo Encarnado, era conocedor de todas estas cosas ocultas al normal de los mortales.

De no haber llegado el espíritu de Elías a morar en la vida y cuerpo de Juan el Bautista, las profecías de Malaquías 4 y Lucas 1 no se hubieran cumplido y el Mesías, al no regresar Elías, ¡aún no hubiera llegado! Los teólogos cristianos le están dando, inadvertidamente, la razón a los teólogos ortodoxos judíos que continúan negando que Jesús haya sido el Mesías porque también continúan esperando a Elías.

Tan no es así y que sí se cumplieron las profecías que Juan mismo lo aclara cuando reconoce ser la voz de aquel que clama en el desierto para preparar los caminos del Señor. Si Juan el Bautista no hubiese llevado en sí el espíritu del profeta Elías, ¿por qué entonces Jesús de Nazaret, el Mesías esperado de Israel, y a quien reconocemos como el Cristo, afirmaría de una manera tan rotunda éso?

 Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir.
 Mateo 11:14 
 Mas os digo que  Elías ya vino, y no le conocieron, sino que
 hicieron con él todo lo que quisieron 
 Mateo 17:12 
 Pero os digo que Elías ya vino, y le hicieron  todo lo que quisieron,
 como ésta   escrito de él. 
 Marcos 9:13 

Es aquí cuando los teólogos enmudecen. Y se meten en el brete de tachar de mentiroso, debido a su incorrecta interpretación, sea a Juan el Bautista ¡o al mismo Cristo! El hecho de que entre los judíos contemporáneos a Jesús existía ya la noción y el conocimiento aceptado de la ley de reencarnación del espíritu lo demuestra el siguiente versículo, totalmente innecesario si el caso contrario hubiese sido lo verdadero:

 Otros decían: Es Elías. Y otros decían: Es un profeta, o alguno de
 los profetas.  
 Marcos 6:14,15 

Tan era normal la noción de la reencarnación entre el pueblo de Israel, que de otro modo no se podría explicar el que Jesús a veces fuera tomado como la reencarnación de alguno de los profetas. En Marcos 8:27, Jesús mismo es quien pregunta a Sus discípulos:

 "¿Quién dicen los hombres que soy yo?" Ellos respondieron: Unos,
 Juan el Bautista,   otros, Elías; y otros, alguno de los profetas. 
 Marcos 8:27 

El consenso de opinión general pareciera haber sido en ese momento de que Él era la reencarnación ya sea, de Juan el Bautista o de alguno de los profetas del Antiguo Testamento. El hecho de que muchos opinaran así demuestra que la reencarnación era un concepto ampliamente difundido y aceptado en el Israel contemporáneo de Jesús…incluyendo por lo que se puede ver, al mismo Divio Maestro, quien no corrige ni enmienda esa noción.

Una lectura del siguiente versículo arroja aún más luz sobre el conocimiento que los discípulos tenían ya de la reencarnación.

 Al pasar Jesús vió a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron 
 sus discípulos,  diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres para 
 que haya nacido ciego?  
 Juan 9:1,2 

¿Qué sentido hubiese tenido que los discípulos de Jesús hubieran formulado esta pregunta si no supieran que se puede pecar antes de nacer, es decir, en una existencia anterior? ¿O es que alguien puede ser “castigado” por Dios -desde su nacimiento- antes de haber cometido pecado alguno?

La resurrección de la carne es la reencarnación del espíritu.

Una de las maneras de ocultar la ley de la reencarnación del espíritu, es a través de inclinar la interpretación de numerosos pasajes de la Biblia que tratan de aquello, para hacerles parecer que se refieren a la materialista noción de la resurreción de los cuerpos de los muertos. Jesús refuta esta interpretación materialista, y explica que la resurreción de la materia es del espíritu (los ángeles en el cielo).
Jesús y la reencarnación.

 Aquel día vinieron a él los saduceos, que dicen que no hay
 resurreccion, y le   preguntaron,   diciendo: Maestro, Moisés
 dijo: Si alguno muriere sin hijos, su  hermano se casará con su
  mujer, y levantará descendencia a su hermano. Hubo, pues, entre
 nosotros siete hermanos;   el primero se casó, y murió; y no
 teniendo  descendencia, dejó su mujer a su hermano. De la misma
 manera también el segundo,  y el tercero, hasta el séptimo. Y
 después de todos murió también la mujer. En la  resurrección, pues,
 ¿de cuál de los siete será ella mujer, ya que todos la  tuvieron?
 Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las  
 Escrituras y el poder de Dios. Porque en la resurrección ni se
 casarán ni se darán  en casamiento, sino serán como los ángeles de
 Dios en el cielo. 

Y en el versículo siguiente -por si todavía hubiera duda- Jesús desestima por completo la grosera interpretación de la resurrección de cadáveres cuando afirma: Dios es Dios de vivos, no de muertos.

 Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿No habéis leído lo
 que os fue dicho   por  Dios, cuando dijo: Yo soy el Dios de Abraham,
 el Dios de Issac y el Dios de Jacob? Dios no  es Dios de muertos, sino
 de vivos. 
 Mateo 22:23,32 

En el siguiente pasaje del Evangelio de Mateo, Jesús explica cuál es la razón por la cual un espíritu no vuelve a tomar un cuerpo “ya usado”.

 Nadie pone remiendo de paño nuevo en un vestido viejo; porque tal
 remiendo tira  del  vestido, y se hace peor la rotura. Ni echan vino
 nuevo en odres viejos; de otra manera  los  odres se rompen, y el
 vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino  nuevo
 en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente.  
 Mateo 9: 16,17 

Juan 3

En el Evangelio de Juan, el Divino Maestro habla de la resurrección no como el cuerpo de un hombre volviendo a la vida -de la carne- sino a través del nacimiento, la reencarnación del espíritu en un cuerpo nuevo.

 Respondió Jesús y le dijo: De cierto de cierto os digo, que el que
 no naciere de nuevo,   no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le
 dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer  siendo viejo?  ¿Puede acaso
 entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? 
 Juan 3:3,4 

El versículo transcrito abajo ha sido interpretado por los teólogos cristianos, indebidamente, como referente al bautizo material.

Debemos aclarar que el cristianismo, al no aceptar los significados espirituales, continúa bautizando ritualmente a sus hijos con el bautismo de Juan, no con el bautismo sutil y espiritual del Mesías; después de todo, es más fácil ser literal con el bautismo de agua; la aplicación literal del bautizo de fuego resultaría en severos daños para el así bautizado.

Al responder Jesús a Nicodemo, le dice que no confunda lo material con lo espiritual, que es precisamente lo que los teólogos modernos -igual que Nicodemo- han hecho. La clave para una correcta interpretación está en el versículo de Lucas que hemos puesto inmediatamente después, donde Juan el Bautista (Elías) analiza por nosotros el significado del agua y el significado del fuego: arrepentimiento y espíritu, respectivamente.
De este modo sabemos que Dios concede una nueva vida a aquéllos espíritus que, debido al arrepentimiento, sabrán reconocer en cada nueva vida, una nueva oportunidad para enmendarse, pues ciertamente, quien no se enmienda no puede entrar al Reino. Y los espíritus que no se arrepienten de sus errores, permanecen en el valle espiritual en tinieblas sin reencarnar (véase I Pedro 3:18 al 20).

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que 
no naciere de agua y del   Espíritu, no puede entrar en el
reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne  es; y 
lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 
Juan 3;5,6 Yo a la verdad os bautizo en agua para 
arrepentimiento, pero el que viene tras de mí, cuyo calzado 
yo  no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os 
bautizará en Espíritu Santo y  fuego.  
Mateo 3:11 

A continuación, el Divino Maestro usa la metáfora del viento -la palabra griega significa tanto espíritu como viento- para hablar, una vez más, del espíritu que llega a posarse en el vientre de las madres, y que éstas ignoran de donde vino ese espíritu.

 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.
 El viento sopla  de donde   quiere, y oyes su sonido; mas ni
 sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel   que es
 nacido del Espíritu. Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo  puede 
 hacerse esto?  Respondió Jesus y le dijo: ¿Eres tú maestro de
 Israel, y no sabes ésto?.  
 Juan 3:7-10 

Y el concepto de no saber de quién es o de donde viene el espíritu que anima a un nuevo ser humano al nacer, se encuentra también en esta afirmación que el Maestro le hace a Sus discípulos:

 Vosotros no sabéis de qué espíritu sois. Lucas 9:55 

Pablo y la reencarnación del espíritu.

En las Cartas o Epístolas de Pablo de Tarso, el llamado apóstol de los gentiles, éste se refiere con amplitud al concepto de la renovación del hombre (“viejo hombre” le llama Pablo en Romanos 6:6) a través de el sacrificio de Jesús, el Cristo, así como a la resurrección de la carne en el tiempo final, idea de la doxología farisea que llegó al cristianismo precisamente por Pablo. Pero existe un pasaje sumamente “misterioso” -incluso Pablo describe lo que explica como un misterio- y que habla de algo diferente: la reencarnación.

En la primera Epístola a los Corintios, después de tratar acerca de la resurreción de la carne en el sentido literal, es decir, la resucitación de los muertos (1 Corintios 15:12-29), Pablo entra en un terreno insospechado a partir del versículo 35. Comienza por desechar la idea de que se reencarne en el mismo cuerpo anterior (“lo que siembras -el cadáver- no es cuerpo que ha de salir”) sino en un cuerpo diferente, según la voluntad de Dios.

 Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué
 cuerpo vendrán? Necio, lo que   tú siembras no se vivifica,
 si no muere antes. Y lo que siembras no es el  cuerpo que ha  
 de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano;
 pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su
 propio cuerpo. 
 1 Corintios 15: 35-38 

Por si fuera poco, Pablo continúa y aclara que, contrario a lo que creen algunas religiones orientales, el espíritu que antes habitó en un hombre no puede encarnar en otra criatura más que en otro ser humano y expone las razones para ello, reafirmando lo dicho por Jesús a este respecto. Ver el párrafo de los odres viejos.

 No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la
 de los hombres, otra carne la  de las bestias, otra la de
 los peces, y otra la de las aves. Y hay cuerpos celestiales
 y  cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales,
 y otra la de los terrenales.  
 1 Corintios 15: 39,40 
 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden
 heredar el reino de Dios,  ni  la corrupción hereda la incorrupción.
 1 Corintios 15:50 

Y el que transcribimos a continuación es el pasaje cumbre de las explicaciones de Pablo respecto a la resurrección de la carne entendida como la reencarnación del espíritu. Nótese la diferencia que Pablo pone entre los que duermen, los que mueren y los que son transformados. Hay teólogos que pretenden interpretar el “dormir” de que habla Pablo como la muerte, pero si así fuera ¿por qué entonces dice Pablo que algunos no dormirán, incluyéndose él? (Pablo fue degollado cerca del año 70 DC)

 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos
 seremos transformados,  en  un  momento, en un abrir y cerrar
 de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta,
 y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos
  transformados.   
 1 Corintios 15: 51, 52 

Y Pablo termina su explicación parafraseando a Oseas, negando también él la ineexorabilidad de la muerte.

 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro,tu victoria?
 1 Corintios 15: 55 

Por cierto, en Efesios 1:4 viene claramente especificada la pre-existencia del espíritu, no sólo antes de esta vida sino antes de la creación material misma: Orígenes, Padre de la Iglesia, usaba precisamente este párrafo para demostrar la pre-existencia del espíritu previamente a la creación material.

 ...según nos escogió en él antes de la fundación del mundo para que
 fuésemos santos y  sin  mancha delante de él. 
 Efesios 1:4 

El Apóstol Pedro y los espíritus encarcelados.

Pedro (Cefas), el apóstol que atestiguara la transfiguración en el Monte Tabor, escribe sobre “los espíritus encarcelados” que quedaron retenidos después del Diluvio.

 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por
 los injustos, para llevarnos  a  Dios, siendo a la verdad muerto en la carne,
 pero vivificado en espíritu; en el cual también fue y   predicó a los
 espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una
 vez esperaba  la paciencia de Dios, en los días de Noé, mientras se preparaba
 el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua. 

1 Pedro 3: 18-20

Ésto hace surgir de inmediato numerosas interrogantes.

– ¿Únicamente los espíritus de los grandes pecadores quedaban encarcelados?

– ¿Dónde estaba o qué era -o es- esa “cárcel”?

– Y los espíritus de los hombres que no eran grandes pecadores -Jacob, David, Salomón, los profetas, etc.- ¿dónde estaban mientras tanto?

Sabemos, por ejemplo, de un “lugar” metafórico al que Jesús llama “el seno de Abraham” y en la parábola de Lázaro y el rico avaro (Lucas 16:20-25) se puede inferir que al menos existen dos “lugares” o situaciones en las cuales los espíritus habitan, una vez desencarnados.

Y aquí es donde, en vista de los análisis anteriores, entra la última gran interrogante: ¿No será la reencarnación -el retorno al mundo en una nueva vida humana para corregir errores- la otra opción propuesta por el infinito amor de Dios, opción a la que Pablo califica de misterio y que sin embargo el Espíritu de Verdad nos vino a explicar en este Tercer Tiempo? Ver La Reencarnación del Espíritu.


SINOPSIS El debatido tema de la reencarnación del espíritu. Desde la controversia de Jerónimo en contra de Orígenes, Justiniano el emperador romano, por cuestiones políticas, ordenó condenar la reencarnación como herejía en total contraposición al Papa Virgilio que en aquel entonces se suponía gobernaba la Iglesia cristiana; el poder imperial y militar de Justiniano prevaleció encima del poder moral del Papa y a partir de entonces todas las religiones cristianas, hasta el día de hoy, católicas o no, no aceptan la doctrina de la reencarnación del espíritu.

 

No obstante ésto, reencarnar es la única opción que tiene el espíritu de los pecadores para su salvación. El Espíritu Santo en este Tercer Tiempo, entregó El Tercer Testamento, las revelaciones divinas que contienen la explicación de la reencarnación. Reencarnación del espíritu significa la resurrección de la carne pero visto desde lo espiritual. Reencarnaremos todos, y al que no crea en ello, no hay problema… ya creerá.

Tal y como sucede con las leyes inexorables, no es necesario saber de ellas o creer en ellas para de todas maneras estar sujetos a las mismas tal y como sucede con la ley de la gravedad: Antes de Newton, ésta actuaba, lo supiéramos o no. El tema de la reencarnación está contenido en la Biblia, aunque no con ese nombre.

La reencarnación es algo más que una idea exótica, extraña o sobrenatural, es el amor divino llevado a su máxima expresión. La Doctrina del Espíritu Santo nos habla de ello, porque la reencarnación es la oportunidad de corregir errores pasados así como completar tareas incabadas en una nueva vida… o cuantas de éstas fueran necesarias.

La Reencarnación en la Biblia – Parte I

Este artículo pertenece al tema de La Reencarnación en la Biblia. Parte 1 de 2

Aun cuando la palabra “reencarnación” no existe como tal en la Biblia -de hecho, esa palabra no existe en hebreo arcaico y el término usado en arameo ha sido traducido como “resurrección”-, el concepto sí se encuentra en los textos del Antiguo Testamento, y mucho más claramente en los del Nuevo Testamento.
Aunque en la era actual las religiones cristianas no aceptan la reencarnación, ésta era ampliamente aceptada por los contemporáneos de Jesús y Sus apóstoles; fue hasta el Concilio de Constantinopla en el año 553 de la era cristiana cuando la definición de la reencarnación como herejía, inducida en mucho por un folleto ordenado por el Emperador Justiniano declarando anatema este concepto. Para una mayor comprensión de los antecedentes sobre la postura del cristianismo acerca de la reencarnación, léase La Reencarnación y las Iglesias Cristianas.A continuación, vienen algunos de los párrafos relativos a la reencarnación en la Biblia, con un pequeño análisissobre lo que estos textos realmente significan.Hemos separado estos textos y su análisis en dos partes; la primera atañe al Primer Tiempo, los tiempos de la Ley y los Profetas comprendidos en el Antiguo (el Primer) Testamento. La segunda cubre desde la llegada de Juan el Bautista, el precursor, y las enseñanzas de Jesús, el Divino Maestro contenidas en los Evangelios, hasta los escritos de Pedro y Pablo, ésto es, el Nuevo (Segundo) Testamento.

El concepto de la reencarnación en la Biblia

Génesis 28: La Escala de Jacob.

Desde el libro de Génesis, que cubre el tiempo de los patriarcas, viene contenido el concepto de la reencarnación, del continuo ir y venir de los espíritus (ángeles de Dios) entre el valle espiritual y la tierra. Jacob, hijo de Isaac y nieto de Abraham fuen quien tuvo un sueño donde se entrega al hombre esta revelación.

Algunos creen equivocadamente que este pasaje se refiere sencillamente a la potestad divina de enviar mensajeros para comunicarse con los hombres, pero si ésto fuera así, el orden sería al revés: primero descenderían y luego subirían.

Al especificarse que los espíritus primero suben y luego vuelven a descender, implica algo mucho más profundo; la muerte (subir) y la reencarnación (descender).

 Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en la tierra, y su extrem
 o  tocabaen el cielo;  y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por
 ella.  
Génesis 28:12 

El Libro de Job

Los libros sapienciales y proféticos de la Biblia están escritos en un lenguaje alegórico, con el uso abundante de metáforas (metáfora=empleo de una palabra con un sentido diferente al suyo y que identifican dos objetos distintos que guardan una relación de semejanza).

Así, en el Libro de Job vemos la alegoría del árbol cortado (muerto) que es renovado, y que el escritor bíblico usa para cuestionarse si ésto mismo no sucederá con el hombre. Nótese que cuando menciona “como planta nueva”, la alegoría es mucho más cercana al concepto de reencarnación (en un cuerpo nuevo) que la resurrección como muchos la entienden (en el mismo cuerpo).

 Porque si el árbol fuere cortado, aún queda de él esperanza; Retoñará aún,
 y sus renuevos no faltarán. Si se envejeciere en la tierra su raíz, y su 
 tronco fuere muerto en el polvo,  al percibir el agua reverdecerá y hará 
 copa como planta nueva. 
 Job 14:7-9  Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?  Todos los días de mi
 edad esperaré hasta que venga mi liberación. Entonces  llamarás y yo te
 responderé; tendrás afecto a lo que hiciste con tus manos. 
 Job 14:14,15 

 

El Libro de Salmos

Este libro atribuido a David, rey de Israel, contiene ciertos pasajes que se refieren a la vida después de la muerte y a la esperanza de que ésta sea derrotada. La numeración de los salmos corresponde a la versión bíblica de Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera; las biblias católicas difieren en numeración aunque los textos son similares.

 Porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea 
 corrupción. Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay 
 plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre. 
 Salmo 16:10,11  
 Oh Jehová, hiciste subir mi alma del Seol; Me diste vida, para que
 no descendiese a la sepultura.
 Salmo 30:3,4 A ti, oh Jehová, clamaré,  y al Señor suplicaré. ¿Qué
 provecho hay en mi muerte cuando descienda  a la sepultura? ¿Te
 alabará el polvo? ¿Anunciará tu verdad? 
 Salmo 30:8  He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen, sobre
 los que que  esperan en su misericordia, para librar sus almas de
 la muerte, y  para darles vida en tiempo de hambre.
 Salmo 33:18,19 Pero Dios  redimirá mi vida del poder del Seol,
 porque él me tomará consigo. 
 Salmo 49:15 

Mas en este siguiente pasaje, el rey-profeta va más allá de la esperanza en una vida después de la muerte. Al referirse a un espíritu renovado, concuerda con Job 14:7-9 y con Job 14:14,15 y claramente habla de la reencarnación.del espíritu.

 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu 
 recto dentro de mí. No me eches de delante de tí, y no quites de
  mí tu santo Espíritu, Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu 
 noble me sustente. 
 Salmo 51:10,12 

Más adelante, el salmista le pregunta a Dios si podrá dar éste vida de nuevo.

 Así no nos apartaremos de ti; vida nos darás, e invocaremos tu  nombre.
 !Oh Jehová. Dios de los  ejércitos, restáuranos! Haz  resplandecer
 tu rostro, y seremos salvos. 
 Salmo 80:18,19 
 ¿No volverás a darnos vida, para que tu pueblo se regocije en ti? 
 Muéstranos, oh Jehová, tu misericordia, y danos tu salvación. 
 Salmo 85:6,7 

El uso de la noción del cuerpo humano como vestimenta del espíritu se encuentra claramente en la siguiente metáfora:

 Y todos ellos como una vestidura se envejecerán; Como un vestido 
 los mudarás y serán mudados. 
 Salmo 102:26 

En el siguiente versículo, la referencia al valle espiritual en tinieblas es muy clara y aquí habría que concordarlo con 1 Pedro 3:18 al 20, donde se habla de lo mismo, aunque David habla aquí de la reencarnación en el pasado.

 Algunos moraban en tinieblas y sombra de muerte, aprisionados en
 aflicción y en hierros. Los sacó de las tinieblas y de la sombra 
 de muerte, y rompió sus prisiones. 
 Salmo 107:10,14 

El Libro de Eclesiastés

En la siguiente alegoría que se encuentra a través de diversos versículos del Libro de Eclesiastés, también llamado El Predicador y cuya autoría se le atribuye al rey Salomón, hijo de David, se puede descubrir una clara referencia a la continua reencarnación de los espíritus, al incesante ir y venir de la vida humana. Incluso se refiere al velo que hace que no recordemos vidas anteriores. Y una vez más, se refiere a la reencarnación llamándole restauración.

 Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de  donde
 los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. ¿Qué  es lo
 que fué? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo 
 mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo de 
 que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que 
 nos han  precedido. No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de 
 lo que sucederá habrá memoria  en los que serán después. 
 Eclesiastés 1:7,9,11 
 Aquello que fué, ya es; y lo que ha de ser,  fue ya; y Dios restaura
 lo que pasó. 
 Eclesiastés 3:15 

El Libro de Isaías

Este libro, el cual para algunos teólogos es realmente obra de dos o quizás tres diferentes escritores escribiendo en diferentes épocas, contiene conceptos muy profundos acerca de la vida, la muerte…y la reencarnación. La primera referencia habla de que la muerte es evitable.

 Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda 
 lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de 
 toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho. 
 Isaías  25:8 
 Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. !Despertad y cantad,
 moradores del polvo!  porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y 
 la tierra dará sus muertos. 
 Isaías 26:19 

El versículo que sigue pone muy en claro que la muerte no es creación divina sino humana; lo interesante es que niega la inexorabilidad de la muerte.

 Y será anulado vuestro pacto con la muerte, y vuestro convenio con el 
 Seol no será firme;  cuando pase el turbión del azote, seréis de él
 pisoteados. 
 Isaías 28:18 

Después, el escritor bíblico aclara que la “resurrección” será a través del nacimiento, cosa que Jesús reafirma en Juan 3.

 Yo que hago dar a luz, ¿no haré nacer? dijo Jehová. Yo que hago 
engendrar, ¿impediré el nacimiento? dice tu Dios... ...Y veréis, y se 
 alegrará vuestro corazón, y vuestros huesos reverdecerán como la hierba;
 y la mano de Jehová para con sus siervos  será conocida, y se enojará 
 contra sus enemigos. 
 Isaías 66:,9,14 

El Libro de Jeremías

Este libro que unos atribuyen a Baruc, el escriba y otros al mismo Jeremías -de quien trata el libro- contiene el concepto básico, la razón fundamental de la ley de reencarnación espiritual: el perfeccionamiento del espíritu.

A través del uso de la metáfora de la vasija del alfarero, que representa las vidas humanas, se nos dice que éstas serán tantas como sean necesarias para lograr su objetivo: contener el espíritu en su jornada hacia la perfección.

 Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a 
 casa del alfarero,  y allí te haré oir mis palabras. Y descendí a 
 casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la 
 vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano;  y volvío 
 y la hizo otra vasija, según le parecío mejor hacerla. Entonces vino 
 a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como 
 este alfarero, oh casa  de Israel? dice Jehová. He aquí que como el 
 barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa 
 de Israel. 
 Jeremías 18:1,6 

Y el versículo siguiente es contundente para aquellos que dudan del poder divino, capaz de dotar de múltiples vestiduras al espíritu.

 He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea 
 dificíl para mí? 
 Jeremías 32:27 

El Libro de las Lamentaciones

En esta continuación de las ideas anteriores, el escritor destruye la idea de la condenación eterna, obstáculo, según algunos, para que sea posible la reencarnación.

 Porque el Señor no desecha para siempre;
 Lamentaciones 3:31 

Y al igual que en Eclesiastés, la idea de la renovación parece ser contínua y cíclica.

 Vuélvenos, oh Jehová, a ti, y nos volveremos; renueva nuestros días 
 como al principio. 
 Lamentaciones 5:21 

El Libro de Ezequiel

Este libro profético que ha sido objeto de detallados estudios y análisis por muchas razones, contiene detallados los elementos que son necesarias para la reencarnación del espíritu.

Es importante hacer notar que, hasta Aristóteles, los antiguos creían que las funciones mentales se efectuaban en el corazón; el conocimiento de que éstas se llevan a cabo en el cerebro es relativamente moderna. Por ello, cuando el profeta se refiere al corazón, de lo que está realmente hablando es de la mente.

Así vemos que al darse una nueva vida, viene con ella no sólo un nuevo espíritu sino una nueva mente. Esto va a ser de capital importancia cuando se analicen los pasajes acerca de la reencarnación de Elías en Juan el Bautista que viene descrita en el Nuevo Evangelio.

 Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos;
 y quitaré el corazón  de piedra de en medio de su carne, y les daré
 un corazón de carne. 
 Ezequiel 11:19
 Echad  de vosotros todas vuestras transgresiones con que habéis pecado,
 y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué moriréis, casa 
 de Israel?. 

Una vez más, vemos que la muerte del hombre no es creación divina.

 Porque no quiero la muerte del que muere, dice Jehová el Señor; 
 convertíos, pues, y viviréis.  Ezequiel 18:31,32 Os daré un corazón
 nuevo, y pondré espíritu nuevo  dentro  de vosotros; y quitaré de vuestra
 carne el corazón de piedra,  y os daré un corazón de  carne. Y pondré dentro
 de vosotros mi Espíritu,  y haré que andéis en mis estatutos, y
 guardéis mis preceptos, y los  pongáis por obra. 
 Ezequiel 36: 26,27 

A continuación, viene transcrito el pasaje del valle de los huesos secos, el que ha sido tomado por algunos teólogos en su sentido más literal. La clave del asunto está en la expresión “huesos secos”, la cual se repite para no dejar duda de lo que se quiso significar con ello: el polvo de la tierra.

Cuando el profeta, siguiendo las órdenes de Dios, le habla a los “huesos secos” les dice precisamente que de ahí brotará de nuevo la carne para finalmente, ser dotada de espíritu; los antiguos ignoraban lo que ahora conocemos como “la cadena de la vida”, expresión moderna que describe el ciclo de recuperación de la materia orgánica para dar vida a nueva vida material. Nada se desperdicia y todo, finalmente, vuelve a la vida; la materia a la materia, y el espíritu a animar cuerpos.

 La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y
 me  puso en medio  de un valle que estaba lleno de huesos. Y me hizo pasar
 cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobra la
 faz del campo, y por cierto secos en gran manera. Y me dijo: Hijo de  hombre,
 ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes Me dijo  entonces: 
Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra  de Jehová.
 Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar  espíritu
 en vosotros y viviréis. Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir  sobre 
vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y  viviréis;
 y sabréis que yo  soy Jehová. Profeticé, pues, como me fue mandado;  y hubo un
 ruido mientras yo profetizaba,  y he aquí un temblor; y los huesos se  juntaron 
cada hueso con su hueso. Y miré, y he aquí  tendones sobre ellos, y la  carne subió,
 y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había  en ellos  espíritu. Y me dijo:
 Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y dí al  espíritu: Así ha dicho 
Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y  sopla sobre  estos muertos,
 y vivirán. Y profeticé como me había mandado, y  entró espíritu en ellos, y 
 vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército  grande en extremo. Me dijo luego:
 Hijo  de hombre, todos estos huesos son la  casa de Israel. He aquí, ellos dicen:
 Nuestros huesos  se secaron, y pareció  nuestra esperanza, y somos del todo destruídos. 
 Por tanto, profetiza  y diles:  Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros
 sepulcros, pueblo mío,  y os  haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la 
 tierra de Israel. Y  sabréis que yo soy  Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os
 saque de  vuestras sepulturas, pueblo mío. Y  pondré mi Espíritu en vosotros, y 
 viviréis  y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis  que yo Jehová hablé,
 y lo hice,  dice Jehová. 
 Ezequiel 37:1,14 

El Libro de Daniel

Este libro, incompleto en las versiones no católicas -en el canon católico se incluye el Libro II de Daniel- contiene la profecía del regreso de Daniel al final de los tiempos.

 Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al
 fin de los días. 
 Daniel 12:13 

El Libro de Oseas

En Oseas viene reafirmado el concepto de que Dios es enemigo de la muerte. Esto lo toma Pablo más adelante.

 De la mano del Seol los redimiré, los libraré de la muerte. Oh muerte, yo seré
 tu  muerte;  y seré tu destrucción, Oh Seol; la compasión será escondida de mi
 vista. 
 Oseas 13:14 

El Libro de Amós

En esta profecía, se encuentra la contundente afirmación de que tanto los espíritus confundidos -los de abajo, en el Seol, el “infierno” hebreo- como los espíritus de los obedientes -los que subieron al valle espiritual- están sujetos a la ley de reencarnación del espíritu.

 Aunque cavasen hasta el Seol, de allá los tomará mi mano; y aunque subieren hasta
 el cielo,  de allá los haré descender.
 Amos 9:2 

El Libro de Jonás

Una vez más encontramos en este libro el concepto del regreso a la vida. Nótese cómo el significado simbólico de “para siempre”, al ser refutado en su forma literal en la línea siguiente, echa por tierra muchas interpretaciones que basan la creencia de un castigo eterno en incorrectas lecturas de los textos bíblicos.

 Y dijo: Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó; Desde el seno de Seol clamé,
  Y mi voz oíste. Descendí a los cimientos de los montes; La tierra echó sus cerrojos
  sobre mí para siempre; Mas Tú sacaste mi vida de la sepultura, oh Jehová Dios mío.
  Jonás 2:2,6 

María: Una Mujer Vestida de Sol

“Apareció
en el cielo una gran señal: Una mujer vestida de sol, con la luna
debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.
Apocalipsis 12:1

¿Quién es María?

Dios es amor. Esta verdad tan sencilla, reafirmada por Juan en su Epístola
primera (1 Juan 4:8), debe ser comprendida en su magnitud
por todos aquéllos que estudian y analizan las Escrituras.

En Dios encontramos el amor del Padre, ciertamente. Pero ¿y el amor de
la Madre? ¿Es también parte del amor divino o no?

Conviene leer con atención la siguiente metáfora:

¿Se olvidará la mujer de lo
que dió a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre?
Aunque olvide ella, Yo nunca me olvidaré de tí,”
(Isaías
49:15)

En la belleza de esa analogía, descubrimos el insondable, total y
perfecto amor de Dios por Sus hijos. María, a los pies de la cruz
del Maestro, simboliza a todas las madres del Universo; es por ello que
Jesús le dice: “Madre, he ahí a tu hijo.” (Juan
19:26)
En los Hechos de los Apóstoles se lee que éstos
vivían, después de la Crucifixión y resurrección
de su Maestro, en contínua oración y vigilia con “María,
la madre de Jesús…” (Hechos 1:14)

La presencia del Espíritu Santo en María (Lucas 1:35)
es innegable para quienes creen que las Escrituras del llamado Nuevo
Testamento son inspiradas y verdaderas en lo esencial.

Y que esa presencia es eterna, contínua y constante en María, lo
revela el análisis cuidadoso del versículo de Apocalipsis
(o Libro de la Revelación) citado en la cabeza de este documento.

María, la ternura divina

¿Cuál es el significado de que el profeta vea la mujer vestida de sol? Recordemos
que el tiempo en la visiõn cuando éso sucede es cuando el
Sexto Sello ha sido abierto. El Sexto Sello…el sexto día…la
sexta etapa.

¿Qué sucede el sexto día de la
Creación?

Veamos.

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó;
varón y hembra los creó.”
(Génesis 1:27)

Si para crear esa imagen de sí mismo en la Tierra, Dios debió
crear a un varón y a una mujer, entonces es natural deducir que
en Dios se encuentran una naturaleza masculina, simbolizada por el
Padre, y una femenina, simbolizada por la Madre.

Otra deducción lógica, sería el pensar que ambas potencias divinas, el
Padre y la Madre, poseen distintos atributos.

En el Padre la fuerza, la ley, el orden. ¿Y cuáles serán los atributos de
la parte femenina en Dios? Con toda seguridad la ternura, la caridad y
la comprensión infinita. Y si el Padre es eterno, la Madre también lo es.

El eterno femenino de Dios

Ese eterno femenino divino tomó forma de mujer. Así como el Verbo de Dios (otra de sus
potencias) tomó carne en Jesús, la Divinidad también pudo adoptar, para manifestar su parte femenina, la forma de una mujer, bendita entre todas las mujeres de todos los tiempos, y además “llena de gracia”? Esas palabras son
de Gabriel, uno de los altos espíritus que asisten a Dios, según el Evangelio de Lucas (Lucas 1:28 y 30)

Y existen buenos y leales cristianos que no aceptan la virginidad de esa bendita mujer, cuando sin titubeos aceptan la castidad
de su hijo Jesús. Y se apoyan para ese juicio en varios pasajes de los Evangelios y los Hechos, donde se menciona a los hermanos de Jesús (Mateo12:46/Mateo 13:55/Lucas 8:20) aunque esos mismos evangelistas nunca, en ningún caso, mencionan que esos hermanos sean también hijos de María.

Cuando José, viudo, toma por esposa a María la doncella,
es ya un varón de edad y se sabe con certeza que en ese momento
él tenía hijos con la que había sido su primera esposa ya fallecida: Jacobo

(o Santiago), José, Simón y Judas (Mateo 13:55).
Y por el contrario, las mismas Escrituras son muy cuidadosas en especificar que Jesús, sí es hijo de María
(Mateo 13:55/Marcos 6:3).
¿No habrían puesto el mismo cuidado en apuntar ese hecho si
ésto también fuera cierto tratándose de los
hermanos de Jesús por parte del padre terrenal? ¿No hubiera
el evangelista, en el pasaje de Marcos 6:3, redactado esa narración
de otro modo si no fuera por el hecho de que, precisamente, Jesús
era el único hijo de María?

Jacobo (conocido también como Santiago) a quien llamaban el
Justo, hijo de José y “hermano” de Jesús, quedó,
después de la crucifixión de Jesús, como líder
de los “nazoreanos”, de los judíos que sí habían
creído que Él era el Mesías prometido. Jacobo muere
apaleado en las escaleras del Templo de Jerusalén en el año
62 de la Era Cristiana ¡cerca de los 80 años de edad! (Memorias
de Hegesipo, citado por Eusebio y Julio Africano/ Las Antigüedades
de Flavio Josefo)
Una simple operación aritmética
(80 – 62=18) arroja que cuando nació Jesús, ¡Jacobo tenía
que haber tenido cuando muy joven al menos 17 años! Y diversas fuentes
autorizadas cristianas primitivas (Eusebio y Orígenes)
aseguran que cuando Jesús nació, María tenía
escasos 14 años de edad; esto es, si Jacobo tenía 18 años y María tan sólo 14. ¿cómo entonces pudo ella haber sido madre de Jacobo si éste nació antes que ella?

Quizás quepa transcribir aquí una sorprendente versión
de cómo veían los seguidores de Jesús a María:

“En este tiempo murió,
la madre de Jesús,y fue enterrada en el mismo lugar donde había
sido crucificado éste, y se erigió una lápida en el
lugar. Sobre esa lápida los parientes de Jesús escribieron
las siguientes palabras: He aquí que ésta es una escalera
levantada sobre la tierra que llega al cielo, y por ella ascienden y
descienden los ángeles de Dios, y la Madre se regocija
aquí en sus hijos
. Aleluyah”.
(Memorias de
Hegesipo citado por Eusebio /Hechos de los Nazoreanos de Julio Africano)

La presencia de María en el Tercer Tiempo. La mujer vestida de sol.

Un análisis reflexivo del pasaje de Apocalipsis 12:1
y versículos siguientes, nos puede arrojar ciertas deducciones:

  • La mujer es madre, pues se encuentra a punto de dar a luz.
  • Que esté vestida de sol, símbolo de luz, calor y
    vida, puede muy bien representar su calidad divina. ¿Qué
    otras visiones contenidas en la Biblia conceden esos atributos a otra
    persona?
  • La luna debajo de sus pies bien podría indicar que ha
    vencido su calidad material femenina (representa la menstruación
    en las mujeres) así como Cristo venció al mundo.
  • Y como corona, sobre su cabeza, doce estrellas que pueden
    simbolizar dos cosas sin que éstas sean excluyentes: Las doce
    tribus de Israel y los doce apóstoles de Jesús.

De cualquier manera, la presencia espiritual del eterno femenino de
Dios, como lo anunciara el profeta Juan, no podía faltar en este
Tercer Tiempo.

La reencarnación y el Cristianismo: Por la voluntad del Emperador

Es difícil de creer pero quien proscribió el concepto de reencarnación del Cristianismo fue… ¡un emperador romano!

Y lo hizo por propósitos muy mundanos.

Verás: En el año 543 de la era presente, el Emperador Justiniano (considerado por los historiadores como el último emperador romano), convocó un sínodo en Constantinopla, con el único propósito de condenar las enseñanzas de Orígenes sobre la doctrina de la reencarnación aunque el pretexto fue otro: Deliberar sobre los “Tres Capítulos” de las iglesias disidentes (consideradas por Justiniano como rebeldes y heréticas) que no se encontraban bajo el poder directo de Roma. Orígenes era en ese entonces, el más respetado y amado Padre de la Iglesia cristiana original.

El Mandato Imperial contra el Papa

El concilio, conocido también como el Segundo Concilio Ecunémico fue presedido por el Eutiquio, aspirante al patriarcado de Constantinopla, obviamente sujeto a Justiniano, y contó con la presencia de 165 obispos.

Pero el Papa Virgilio, cuya presencia había sido requerida por el Emperador, se opuso fuertemente al concilio y se refugió en una iglesia en Constantinopla, temeroso de la ira vengativa del malvado Emperador. El Papa no estuvo presente en ninguna de las deliberaciones ni envió representante alguno y por lo tanto, jamás aceptó que la doctrina de la reencarnación fuera proscrita del credo cristiano.

El concilio, bajo el total control del Emperador y en la ausencia del Papa, elaboró una serie de anatemas; unos historiadores dicen que fueron 14 y otros que fueron 15, anatemas que fueron dirigidas intencionalmente en contra de las tres escuelas de pensamiento a las que calificaron como heréticas, cuyas creencias Justiniano veía como enemigas de sus intereses políticos y que tenían a Orígenes como su teólogo más respetado. Dichos documentos fueron conocidos, a partir de entonces como “Los Tres Capítulos”.

Sólo estos documentos fueron presentados al Papa para su aprobación pero la reencarnación ni siquiera era mencionado en tales papeles.

Pero el poder de Justiniano fue más que suficiente para hacer que su decisión personal de proscribir la reencarnación del canon cristiano prevaleciera por encima de las creencias del mismo Papa.

Los sucesores de Virgilio, incluyendo a Gregorio el Grande (590-604), aunque se ocuparon de diversos asuntos que surgieron a partir del Quinto Concilio, no mencionaban en lo absoluto nada acerca de los conceptos de Orígenes relativos a la doctrina de la reencarnación.

Las Trampas de Un Político Astuto

Lo que Justiniano hizo, fue forzar la aceptación de su decisión personal a lo que parece ser meramente una sesión de obispos que nnunca fue realmente un concilio, ya que no contó ni con la presencia ni con la aprobación del Papa.

Como muchos políticos astutos, Justiniano se las ingenió para aparentar públicamente que contaba con el apoyo ecuménico para esa proscripción la que, repetimos, no estaba incluida en los papeles y acuerdos derivados de ese concilio.

Después de todo, ¿qué obispo podría haberse opuesto a él y rehusarse a seguir sus órdenes?

Es a partir de entonces que la noción de la reencarnación desapareció del pensamiento cristiano en Europa y muchos creen, todavía hasta el día de hoy, que la no aceptación de la reencarnación es un verdadero dogma inspirado.

Todo por la decisión de… un emperador romano.

Los Hechos de Roque Rojas

La vida de Roque Rojas estuvo
impregnada de acontecimientos extraordinarios, muchos de los cuales
quedaron sellados por su modestia y humildad. Pero muchos otros fueron
recogidos por múltiples personas. He aquí algunos de esos
hechos:
 

    • Al ser bautizado por el sacerdote católico Filogonio
      Quezada, unas palomas volaron y se posaron sobre el niño,
      cantando. De ésto, quedó testimonio escrito en los
      reportes de la época al Arzobispado
    • A la edad de cinco años, vaticinó la muerte de los
      esposos Romero, causando el cumplimiento de su vaticinio azoro en
      quienes le conocían.
    • A la edad de doce años profetizó el paradero preciso
      de la niña Andrea, quien vivía en la hacienda de don Juan
      López Montiel, que había sido raptada y secuestrada por
      unos bandoleros y llevada al cerro del Tesoro, en los alrededores de la
      ciudad.
    • Cuando ya mayor, estudiaba en el Seminario de México, y en
      una ocasión en que su preceptor, Fray Antonio Vázquez,
      celebraba la misa, al voltear éste del altar vió que de lo
      alto de la capilla se desprendía una paloma llena de luz, y al
      posarse sobre la cabeza de Roque Rojas desaparecía.
    • A finales de ese mismo año de 1861, curó a un leproso
      e hizo hablar a una muda de nacimiento de la familia de Petra Ortiz.
    • El año de 1862 hizo volver la vista perdida a Onofre Martínez,
      hermano de Lucas Martínez.
    • Ese mismo año, en una visita que hizo al poblado de San Andrés
      Topilejo, cerca de la Ciudad de México, y a punto de ser
      apedreado por una multitud incitada por el cura católico del
      lugar, hizo ante numerosas personas el prodigio de hacer andar al Juez
      Civil de la localidad, quien era paralítico de nacimiento.
      Aprovechando el desconcierto de quienes le querían sacrificar,
      pudo salvar la vida.
    • El año de 1863 resucitó, dos días después
      de haber fallecido, a la señora Refugio Valverde, esposa de
      Porfirio Lopezcano de Santillán.
    • El 31 de Mayo de 1868, en la Calle del Ciprés y de las
      Flores de la Ciudad de México, celebró Roque Rojas la
      marca espiritual de Benito Juárez, Presidente de México.
    • Poco tiempo después, ante el Cabildo de la Ciudad de México,
      hizo caminar una enorme mesa con sólo aplicar sus manos,
      partiendo en dos el mármol de dicha mesa.
    • Durante la Intervención Francesa, en el Cerro de la Estrella
      de Iztapalapa, cuando era perseguido por dos soldados franceses para
      matarle, al salir Roque Rojas de la cueva donde se hallaba oculto,
      vieron los soldados que éste se convertía en un sol
      radiante, y temerosos, cayeron arrodillados ante él.
    • El año de 1869 hizo brotar agua en la población de
      San Miguel Regla, en el estado mexicano de Hidalgo y lo bautizó
      llamándole El Nuevo Jordán.
    • En el pueblo de Atizapán de Zaragoza, en Tlanepantla, estado
      de México, también hizo brotar agua y bautizó el
      lugar llamándole El Pozo de Samaria.
    • Los emperadores impuestos por Francia para México,
      Maximiliano y Carlota, movidos a curiosidad por su fama de taumaturgo y
      profeta, lo hicieron llevar ante su presencia y entonces él les
      profetizó que un Habsburgo derramaría su sangre en el
      suelo de México y que México sería un país
      sin reyes. Ellos, creyéndolo loco (era el momento más
      álgido de su imperio) lo dejaron ir, considerándolo
      inofensivo.

Éstos fueron algunos de los hechos
singulares de la vida de Roque Rojas, elegido por Dios para manifestar
el espíritu de Elías, el Enviado del Tercer Tiempo


Bibliografía: Memorias sobre
Hechos de Roque Rojas y algunas anécdotas sobre sus antepasados”
. Gregorio Baldomero. 1914 / “Albores de la Nueva Venida del Señor.
El Enviado”, Folletos de “El Redentor”. 1970


La Primera Portavoz del Tercer Tiempo

Damianita Oviedo en su vejez

La Doncella Elegida

El 24 de Diciembre de 1863 Roque Rojas funda el primer recinto de seguidores de la manifestación de Elías en el Tercer Tiempo. Ese día “marca” a doce varones y doce mujeres en representación del pueblo espiritual de Israel.

De las doce mujeres, las siete primeras fueron vírgenes en representación de los Siete Sellos, y en sexto lugar toca a Damiana Oviedo, joven doncella, llevar la representación del Sexto Sello.

Años después, para conmemorar la Pasión del Señor Jesús, en 1869, Roque Rojas preparó con anticipación un acto solemne, mas encontrando entre aquéllos que le seguían fanatismo e impreparación, exasperado ante la incomprensión de su  pueblo, destruyó el contenido de un arca donde eran conservadas las revelaciones escritas por él, y procedió a clausurar aquel lugar.

Damiana Oviedo recogió los fragmentos del arca y los guardó.

El año de 1879, diez años después, Roque Rojas falleció (Ver Roque Rojas) y Damiana continuó reuniéndose en su hogar con algunos de los fieles y perseverantes seguidores de Roque Rojas.

Hasta que un día, en Mayo de 1884, entrando en un profundo éxtasis espiritual, Damiana recibe por vez primera la inspiración del Rayo divino a través de su entendimiento, iniciándose con ello el cumplimiento de las profecías entregadas en los tiempos anteriores y dando paso al Advenimiento del Señor.

Desde esa primera revelación, el Espíritu de Verdad entregó las profecías de los tiempos venideros para ese pueblo. Y en ellas se anunciaban el cese de la comunicación por el entendimiento humano para el 31 de Diciembre de 1950, el crecimiento del número de seguidores y de lugares donde se recibiera la palabra divina y las luchas que habrían de dividir al pueblo del Señor al final de esa etapa.

Fue Damiana Oviedo, “Damianita” como cariñosamente la llamaban quienes la conocían, un baluarte entre su pueblo, y todavía el día de hoy, tiempo después de su fallecimiento a edad provecta, es espíritu de luz que vigila sobre los discípulos del Espíritu Santo.

Las Profecías Cumplidas – Parte VI

Este artículo pertenece al tema de Las Profecías Cumplidas. Parte 6 de 7

La séptima trompeta.



El séptimo ángel tocó la trompeta
y hubo grandes voces en el cielo….

Todo está siendo preparado para que el Séptimo
de los sellos sea abierto a la Humanidad. La voz
del Señor a través de sus escogidos y profetas,
a través de los elementos desatados y de Su
palabra entregada en este tiempo, está
despertando a todos los que han permanecido
dormidos por siglos. El tiempo de la iniquidad
de los hombres está llegando al límite y su fin
está próximo dando paso a un reinado de amor
y de justicia para todos. El reino del mal será
vencido en todo el planeta y el bien tomará raíz
dentro de los hombres por siempre.


"Y le fue dado dominio, gloria y
reino, para que todos los pueblos,
naciones y lenguas le sirvieran; su
dominio es dominio eterno, que nunca
pasará, y su reino uno que no será
destruido."
   Daniel 7:14



Y los veinticuatro ancianos
que estaban sentados....
"Como incienso agradable os aceptaré,
cuando os haya sacado de entre
los pueblos, y os haya congregado
de entre las tierras en que estáis
esparcidos; y seré santificado en vosotros
a los ojos de las naciones"
	Ezequiel 20:41


Esos veinticuatro ancianos que contemplara Juan en su revelación son el símbolo de las doce tribus de Israel y los doce apóstoles del Divino Maestro. Aquellos espíritus que venciéndose a sí mismos y a sus pasiones, han sido dignos de recibir el galardón que el Señor guardaba para entregárselos al final de los tiempos.



"....si hijos, también herederos;
herederos de Dios y coherederos
con Cristo, si es que padecemos
juntamente con él, para que juntamente
con él seamos glorificados.
Romanos 8:17

Y se airaron las naciones
Y tu ira ha venido....



El día del Juicio ha comenzado; mas son muchos los que aún niegan la veracidad de las profecías, y los que siguen insistiendo en que todo cuanto sucede en el planeta nada tiene que ver con ellas, afirmando que todo es producto de la coincidencia o la casualidad. Otros consideran las palabras de los profetas como testimonios de seres fatalistas y enajenados; mas aquellos que se han dedicado al estudio y análisis de las señales, saben que son verdaderas, que todas las señales que estaban profetizadas para este tiempo se han cumplido una a una y que será el cumplimiento de las que están por venir lo que haga despertar a la Humanidad.


Cuando los elementos unidos en una sola voz respondan a las agresiones de los hombres aún con más violencia de la que han manifestado hasta ahora; cuando más constantes y terribles enfermedades surjan entre los hombres como respuesta a sus excesos; cuando el mal en todas direcciones parezca ganar la batalla contra el bien, entonces será cuando la Humanidad comprenda que el uso equivocado de su libre albedrío ha llegado al límite.



"Viene el fin, el fin viene; se ha
despertado contra ti; he aquí que viene.
La mañana viene para ti, oh morador
de la tierra; el tiempo viene, cercano
está el día; día de tumulto, y no de alegría
sobre los montes.
Ahora pronto derramaré mi ira
sobre ti, y cumpliré en ti mi furor,
y te juzgaré según tus caminos; y
pondré sobre ti tus abominaciones."
   Ezequiel 7:6-8

Y el templo de Dios fue abierto
En el cielo....



Mas después de la purificación, vendrá la paz a todo el planeta, y lo que hasta ahora la Humanidad ha considerado imposible será una maravillosa realidad. Todo lo inútil y supérfluo será destruído, la soberbia, el egoísmo y la hipocresía serán desterrados. Regresarán los gobernantes justos y se volverá a fortalecer la unión de las familias; las fronteras no existirán más y las costumbres y las buenas ideas de los pueblos se entrelazarán para formar un mundo nuevo. Las caídas y errores de la Humanidad y el sufrimiento que de ellas haya recogido, serán las experiencias que lo ayuden a elevarse teniendo el verdadero conocimiento de lo que es el bien y el mal. La enfermedad será erradicada del planeta y la ciencia será dedicada al progreso del bien. Llegarán los grandes guías, los grandes patriarcas, los jueces justos. Entonces todos los seres percibirán la cercanía del Reino de Dios y Su presencia será sentida por todos.


“….tengo por cierto que las
aflicciones del tiempo presente no son
comparables con la gloria venidera
que en nosotros ha de manifestarse.”
Romanos 8:18

Y el Arca de su pacto se veía en el templo….


Cuando la lección haya sido comprendida, se levantará en el interior de cada espíritu el tabernáculo del Señor, el templo en el cada uno le entregará una ofrenda digna y elevada, en la que el espíritu de toda la Humanidad se levantará para lograr la comunicación de espíritu a Espíritu prometida por Dios para sus hijos; en ella la voz del Padre Celestial será escuchada por cada uno y el acatamiento de las Leyes divinas llegará a su corazón, convirtiendo a la Ley que hasta entonces había sido un freno para las pasiones humanas, en una forma natural de ser y de vivir..


Será entonces cuando el Arca de la Nueva Alianza, que es el símbolo de la Doctrina Espiritualista que Dios ha entregado en este Tercer Tiempo, sea comprendida y practicada por todos los hombres como símbolo del nuevo pacto de los hijos con el Padre. La sabiduría de su Enseñanza será guía, luz, báculo y consuelo para toda la Humanidad.

Las Profecías Cumplidas – Parte V

Este artículo pertenece al tema de Las Profecías Cumplidas. Parte 5 de 7

La Mujer Vestida del Sol. La presencia espiritual en el Tercer Tiempo de María, la Madre Celestial.


Apareció en el cielo una gran
señal: una mujer vestida del sol,
con la luna debajo de sus pies, y sobre
su cabeza una corona de doce estrellas.
Apocalipsis 12:1

Así como Dios se manifiesta a sus hijos como Padre, Hijo y Espíritu Santo, también se manifiesta como Madre. Esa mujer de la visión de Juan, representa el Eterno Femenino de Dios, la Ternura Divina que se acerca a sus hijos a través de la imagen de María, la Madre Universal.


....y sobre su cabeza
una corona de doce estrellas....

Las doce estrellas son el símbolo de las doce tribus de Israel, que a su vez representan a toda la familia universal (Génesis 37:9).


"....de cierto te bendeciré, y multiplicaré
tu descendencia como las estrellas
del cielo y como la arena que
está a la orilla del mar....
....en tu simiente serán benditas todas
las naciones de la tierra....
Génesis 22:17,18




La presencia de María, la madre espiritual de la Humanidad, ha sido testificada constantemente desde tiempos remotos por los hombres. En algunos lugares, la presencia de la Madre Celestial ha sido creída, mientras que en otros no; así mismo, su mensaje ha sido comprendido por unos en toda su magnitud espritual, y por otros ha sido tomado como motivo de cultos fanáticos. Sin embargo, lo que todo esto quiere decir, es que la presencia de María, la Ternura Divina, ha sido sentida siempre en todo el planeta.

Las Visiones Marianas

Los reportes que se tienen de estas manifestaciones marianas podrían contarse por cientos, y aunque muchas de ellas aún no han sido reconocidas como la presencia de la Madre Universal, y muchas otras se le han atribuído sin ser realmente manifestaciones marianas, son acontecimientos que en este Tercer Tiempo, perteneciente al Sexto Sello, se han multiplicado por todas partes en cumplimiento de la profecía, para sensibilizar a los hombres hacia lo espiritual, y hacer que toda la Humanidad, desde sus diferentes fuentes de pensamiento, medite en el contenido de las profecías y se replantee la presencia de María como el Eterno Femenino de Dios.

Mencionaremos solamente algunas apariciones que hasta ahora se han considerado auténticas, y que han sido aceptadas como manifestaciones marianas:

Año 40. Zaragoza, España. Aparición a Santiago apóstol.

Año 352. Roma, Italia. Aparición simultánea en sueños a un noble romano llamado Juan, a su esposa y al Papa Liberius.

Año 1347. Siena, Italia. Aparición a la llamada Santa Catarina.

Año 1531. México. Apariciones y mensajes de la llamada virgen de Guadalupe al indio Juan Diego.

Año 1600. Agreda, España. Apariciones Marianas de la que llamaron María de Agreda.

Año 1830. Rue Du Bac, Francia. Apariciones a Catherine Laboure.

Año 1840. Blangy, Francia. Apariciones a Justine Bisqueyburu.

Año 1856. La Salette, Francia. Apariciones a Melanie Calvat y Maximin Giraud.

Año 1858. Lourdes, Francia. Apariciones a Bernadette Soubirous.

Año 1877. Gietrzwald, Polonia. Apariciones a Justyna Szafrynska y Barbara Samulowska.

Año 1879. Knock, Irlanda. Apariciones colectivas a 15 personas del lugar.

Año 1884. Roma, Italia. Apariciones al Papa León XIII.

Año 1904. Polonia. Apariciones a Maximilano Kolbe.

Año 1917. Fátima, Portugal. Apariciones por seis meses consecutivos a tres niños cuyos nombres eran: Lucía, Francisco y Jacinta.

Año 1932. Beauraing, Bélgica. 32 Apariciones y mensajes recibidos por cinco niños.

Año 1933. Banneaux, Bélgica. Apariciones a Mariette Beco.

Año 1937. Polonia. Apariciones y mensajes entregados a Helen Kowalska.

Año 1961. San Sebastián de Garabandal, España. Se registraron 2000 apariciones en un período de cinco años, y se recibieron mensajes a través de cuatro diferentes personas.

Año 1968. Zeitun, Egipto. Apariciones vistas por más de un millón de personas por tres años, en la cúpula de una iglesia cóptica. Las apariciones fueron televisadas e incluso presenciadas por el presidente Abdul Nasser. Dichas apariciones duraron desde unos minutos hasta nueve horas contínuas, y muchos protestantes que atestiguaron esas apariciones han variado radicalmente su punto de vista acerca de la divinidad de María.

Año 1973. Akita, Japón. Apariciones a Agnes Sasagawa.

Año 1980. Cuapa, Nicaragua. Apariciones a Eduardo Bernardo Martínez.

Año 1990. Litmanova, Slovakia. Apariciones a Ivetka Korcakova y Katka Ceselkova. Las apariciones duraron hasta el año de 1995.

Testimonios marianos en el mundo entero

Aún cuando siguen siendo estudiadas y todavía no han sido avaladas como auténticas, vale la pena mencionar varias apariciones que han capturado la atención de muchos creyentes:


1981-1989. Kibiho, Rwanda, Africa. Las apariciones y mensajes de los que fueron testigos un grupo de cinco niñas y un niño por un período ocho años.


1986. Manila, Filipinas. La aparición de María, la Madre Universal, el día 25 de Febrero de ese año, a un grupo de soldados que siendo comandados por Ferdinand Marcos, estaban a punto de atacar con sus tanques a millones de civiles. Este grupo de soldados al ver la aparición y escuchar la voz de la Madre Celestial que les pedía que no hicieran daño a sus hijos, abandonando los tanques se mezclaron entre los civiles y se negaron a atacar.


1991-1998. Las aparicioneses que están sucediendo en Medjugorge, Bosnia-Herzegovina. Donde desde Junio de 1981 y hasta la fecha, un grupo de seis jóvenes han sido testigos de apariciones y mensajes de la que ellos aseguran es la virgen María. Millones de peregrinos han visitado el lugar de dichas apariciones hasta el día de hoy.


1998. Georgia, USA. Las apariciones que actualmente están sucediendo en Congeos, Georgia; donde el 13 de Octubre de este año, cien mil peregrinos procedentes de diferentes lugares de los Estados Unidos, se reunieron para ser testigos de la aparición de la virgen María en una granja que se encuentra situada a unos kilómetros al este de Atlanta, donde se afirma que la virgen aparece y entrega mensajes cada mes, a una mujer llamada Nancy Fowler.


La lista es interminable, y podríamos seguir mencionando apariciones en los años recientes en todo el planeta, como las que se han dado en: Syria (1982), Ukrania (1954, 1970, 1987), Italia (1985), Bolivia (1994-1998), Argentina (1983), Brazil (1987), Australia (1986), Estados Unidos (1988-1996), Puerto Rico (1953), China (1978), Korea (1985), Vietnam (1974-1975), Africa (1986), Francia (1974), etc. etc.


Apocalipsis 12:2. La Madre Universal


Y estando en cinta, clamaba con
dolores de parto, en la angustia del
alumbramiento.
    Apocalipsis 12:2


Las enseñanzas divinas, en muchas ocasiones no han sido comprendidas en toda su magnitud, y esa falta de análisis ha llevado a los hombres a hacer conjeturas equivocadas. Aquellas palabras que dijera Jesús a su madre María y al apóstol Juan, cuando juntos lo acompañaban a los pies de la cruz, fueron un mensaje a través del cual, el Mesías entregaba a su madre al apóstol, como un símbolo de la entrega del amor maternal a toda la Humanidad.


"Cuando vio Jesús a su madre, y al
discípulo a quien él amaba, que estaba
presente, dijo a su madre: Mujer, he
ahí a tu hijo.
Después dijo al discípulo: He ahí
a tu madre....".
   Juan 19:26,27

....y estando en cinta, clamaba
con dolores de parto....
"¿Quién oyó cosa semejante? ¿quién
vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en
un día? ¿Nacerá una nación de una
vez? Pues en cuanto Sion estuvo de
parto, dio a luz sus hijos.
Yo que hago dar a luz, ¿no haré
nacer? Dijo Jehová. Yo que hago
engendrar, ¿impediré el nacimiento?
dice tu Dios.
   Isaías 66:8,9


La Madre Celestial se prepara para dar a luz; mas su maternidad en este tiempo perteneciente al Sexto Sello, es el símbolo del alumbramiento de un pueblo, un nuevo género humano, el pueblo mariano que ha surgido en este tiempo y que es el Israel espiritual. El clamor de la mujer ante la cercanía del parto, representa el sufrimiento de la Ternura Divina por la purificación que tendrá que vivir la Humanidad.


1884-1950. Al igual que el Padre ha entregado su mensaje en este Tercer Tiempo, la Madre, como símbolo de su “alumbramiento” se ha manifestado a los hombres de esta Era, y como testimonio de su presencia, ha legado su mensaje de amor a sus hijos a través del entendimiento humano de humildes portavoces. Un mensaje sencillo en su forma, pero profundo y espiritual en su contenido:


"El espíritu de María es con vosotros.
Mi presencia invisible, sentida por quienes han sabido
prepararse espiritualmente, es verdadera.
Me place visitar a mi pueblo mariano,
para que sienta cerca de su corazón mi presencia,
para que escuche mi voz maternal con el amor
y confianza con que el niño suele oir los relatos
que su madre le hace".
El mensaje de María. Capítulo 1:1,2

La gran lucha entre el bien y el mal.


También apareció otra señal en el
cielo: He aquí un gran dragón escarlata,
que tenía siete cabezas y diez
cuernos, y en sus cabezas siete
diademas;
y su cola arrastraba la tercera parte
de las estrellas del cielo, y las arrojó
sobre la tierra. Y el dragón se paró
frente a la mujer que estaba para dar
a luz, a fin de devorar a su hijo tan
pronto como naciese.
    Apocalipsis 12:3,4
....he aquí un gran dragón....


El dragón, es la serpiente antigua con la que todos los iluminados han ejemplificado al mal desde los primeros tiempos (Génesis 3:1); su color escarlata es símbolo de la purificación y sufrimiento que ese dragón ha hecho padecer a esas “estrellas” caídas del cielo, las cuales representan a los espíritus que han tenido que venir a morar a la Tierra, convertidos en esta Humanidad que está viviendo las consecuencias de haberse dejado arrastrar por esa serpiente que es símbolo de la maldad humana y de sus imperfecciones.


"Y se engrandeció hasta el ejército
del cielo; y parte del ejército y de las
estrellas echó por tierra, y las pisoteó."
   Daniel 8:10
....tenía siete cabezas
y diez cuernos....


En la medida en que ha crecido la Humanidad, el mal se ha multiplicado (ese es el símbolo de las siete cabezas), y se ha enseñoreado del mundo manifestándose de muchas maneras, a las que los hombres han dado fuerza y han puesto coronas y han revereciado como reyes y adorado como dioses.


Esa fuerza o influencia del mal está formada por pensamientos, ideas, actos, sentimientos y pasiones. Sus armas son: la soberbia, la ambición, el odio, el poder terrenal, la lujuria, la vanidad, el egoísmo, la mentira, la idolatría y el fanatismo (representadas por los diez cuernos). Todas ellas fuerzas nacidas del corazón humano que debilitan al espíritu.

La amenaza del dragón

.	...Y el dragón se paró frente
a la mujer que estaba para dar a luz....


Grande es la amenaza, y la lucha será en todos los órdenes de la vida humana. “El dragón” espera para devorar a todos aquellos que formen parte del pueblo mariano; esto es, a todos aquellos que estén dispuestos a formar parte del pueblo del Señor, del ejército del bien.


Y ella dio a luz un hijo varón,
que regirá con vara de hierro a todas
las naciones; y su hijo fue arrebatado
para Dios y para su trono.
Y la mujer huyó al desierto, donde
tiene lugar preparado por Dios, para
que allí la sustenten por mil doscientos
sesenta días.
    Apocalipsis 12:5, 6


Aquí, la Revelación de Juan, nos habla en un mismo versículo de tiempos diferentes, para hacernos comprender el significado de la profecía. Este último pasaje, al relacionarse con los tiempos que Daniel mencionara, ha reicibo muchas interpretaciones al paso de los años, incluyendo la de Sir Isaac Newton, el célebre científico inglés de origen judío, quien en su libro “Las Profecías de Daniel” aseguraba que el primer regreso del remanente del pueblo judío se cumplió exactamente a los 490 años de la primer exilio en Babilonia, en el año 450 A.C., en el reinado de Artajerjes; los siguientes 490 años de los que habla Daniel se completaron en el año 33 de la Era Cristiiana.


....dió a luz un varón que regirá
con vara de hierro a las naciones....


En el Salmo 2:9, aparece este versículo como promesa de la llegada del Mesías: “Los quebrantarás con vara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás”; después, Juan en Apocalipsis 2:26 y 27 recibe la promesa para darla a aquellos que creyendo en su palabra han aguardado el regreso del Señor en este tiempo:


"Al que venciere y guardare mis
obras hasta el fin, yo le daré autoridad
sobre las naciones,
y las regirá con vara de hierro, y
serán quebrantadas como vaso de alfarero...."
   Apocalipsis 2:26,27


Después, al hacer mención de esta misma promesa en Apocalipsis 12:5, el profeta nos hace comprender en una sola frase, que la profecía está hablando: por un lado, del hijo a quien en este tiempo se ha hecho la promesa, osea el pueblo de Dios, el pueblo mariano; y por otro lado, del Mesías, el Hijo que en el Segundo Tiempo fue sacrificado y devorado por el dragón que es la incomprensión humana, por la cual, volvió al seno Paterno, para esperar su regreso en este que es el tiempo del cumplimiento de las profecías. Unos hijos y Otro coinciden en ese alumbramiento maravilloso que la Madre está entregando a la Humanidad de esta Era.


Y la mujer huyó al desierto....
....por mil doscientos sesenta días


Al igual que en el capítulo 11 versículo 3 de esta profecía, en el que los días simbolizan el tiempo de espera para el regreso de los dos olivos; en esta parte, la profecía nos habla de los mismos mil doscientos sesenta días, que son también el símbolo de ese lapso de espera que la Madre ha tenido que aguardar después del sacrificio de su Hijo, para volver a manifestarse en esta Tercera Era y dar a luz al pueblo mariano, el cual está surgiendo por todos los confines de la Tierra. 180 semanas que simbolizan los tres años y medio -dos tiempo, un tiempo y un poco más- de los que habla Daniel.

La batalla en el cielo


Después hubo una gran batalla en
el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban
contra el dragón y sus ángeles;
pero no prevalecieron ni se halló
ya lugar para ellos en el cielo.
Y fue lanzado fuera el dragón,
la serpiente antigua, que se llama
diablo y Satanás, el cual engaña al
mundo entero; fue arrojado a la Tierra,
y sus ángeles fueron arrojados con él.
Entonce oí una gran voz en el
cielo que decía: Ahora ha venido la
salvación, el poder, y el reino de
nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo;
porque ha sido lanzado fuera el
acusador de nuestros hermanos, el que
los acusaba delante de nuestro Dios
día y noche.
Y ellos le han vencido por medio
de la sangre del Cordero y de la palabra
del testimonio de ellos, y menospreciaron
sus vidas hasta la muerte.
Por lo cual alegraos, cielos, y los
que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores
de la tierra y del mar! Porque
el diablo ha descendido a vosotros
con gran ira, sabiendo que le queda poco
tiempo.
    Apocalipsis 12:7-12

....Miguel y sus ángeles
luchaban contra el dragón....
"En aquél tiempo se levantará
Miguel, el gran príncipe que
está de parte de los hijos de tu pueblo;
y será tiempo de angustia, cual
nunca fue desde que hubo gente hasta
entonces...."
   Daniel 12:1



La lucha del bien contra el mal nunca ha cesado; comenzó desde el día en que un grupo de ángeles dominados por su enorme soberbia, decidieron que siendo hijos de Dios, al igual que Él crearían sus propios mundos y caminos, para ser tan grandes como El que los había creado (Génesis 3:4,5; Isaías 14:12-14).

Desde ese momento, miriadas de seres espirituales abandonaron el paraíso, que es la casa Paterna (Lucas 15:11-13), y vinieron a habitar la Tierra que ha sido hogar temporal de todos esos espíritus encarnados. Ella ha sido maestra incansable que los ha cobijado para que a través de las experiencias vividas en ella, esos espíritus tengan la oportunidad de aprender, evolucionar, y perfeccionarse en las pruebas y en el dominio de ese “dragón” apocalíptico, símbolo del mal, y de todas las imperfecciones humanas.

Muchos espíritus han ganado la batalla, y muchos otros se han hundido cada vez más en el abismo de sus propias pasiones, formando grandes ejércitos bajo el dominio del dragón.

Mas así como existen esas miríadas de espíritus que han creado el mal, también existen incontables legiones de espíritus del bien; son los ángeles del Señor que han llegado en este tiempo prometido, y que a su lado luchan incansablemente para acabar con la tiniebla que ha dominado a sus hermanos. En este tiempo en que la maldad está llegando a su punto máximo, la presencia de esos seres de luz, está siendo más clara y palpable para todos los hombres.

1884-1950. El cumplimiento del tiempo final.

En ese período comprendido entre los años 1884 y 1950, al igual que la Ternura Divina se hizo presente dejando un mensaje de amor para sus hijos, el mundo espiritual de luz, vino a comunicarse con sus hermanos como estaba prometido, dejando a través de la comunicación por el entendimiento humano de todos aquellos que preparados esperban el cumplimiento de las profecías, un mensaje lleno de hermandad y enseñanza, para ayudar a esta Humanidad en su lucha contra el mal (Mateo 16:27; 25:31; Lucas 21:27; Apocalipsis 4:1; 6:13).


"En nombre del Divino Maestro,
el mundo espiritual de luz saluda
a sus hermanos.
....Venimos en ayuda de los labriegos
de la Obra del Señor 	en este tiempo,
y venimos en delicada misión entre
vosotros...."
   Los Protectores. Explicación 1:1,3.
....la serpiente antigua
que se llama diablo y Satanás....
"....¿No sabéis que la amistad del mundo
es enemistad contra Dios?
Cualquiera, pues, que quiera ser amigo
del mundo, es enemigo de Dios".
Santiago 4:4


La palabra “Satanás” viene del hebreo Chaitán, lo que quiere decir: Genio enemigo de Dios. ¿Y quién es el enemigo de Dios? Dijo el Divino Maestro: “El que no es conmigo, contra Mí es” (Mateo 12:30), lo que dicho en otras palabras significa: Aquél que no cumpla con la Ley Divina es enemigo de Dios.

Cada vez que el hombre actúa en contra de su naturaleza divina, y hace cosas que están fuera de la Ley dictada por Dios, se convierte en Satanás; ése es el enemigo, esa es la tiniebla que no ha sido creada por nadie más que por el hombre mismo.

Sin embargo, las interpretaciones erróneas han dado vida e incluso forma a un personaje al que se culpa por las caídas de los hombres, y se han creado alrededor de esa fuerza del mal, ciencias, cultos, supersticiones y mitos que han llegado hasta nuestros días.

Ay de los moradores de la tierra
y del mar, porque el diablo….


Esas miríadas de espíritus rebeldes que se han dejado
seducir por el mal, lo han fortalecido a tal grado, que han
perdido el control de sí mismos y han creado el caos en
todos los órdenes de su existencia. Esta Tierra que en
un principio fue madre pródiga, poco a poco se ha ido
convirtiendo en el verdugo de los actos equivocados de
los hombres.


Y cuando vio el dragón que había
sido arrojado a la tierra, persiguió a la
mujer que había dado a luz al hijo
varón.
Y se le dieron a la mujer las dos
alas de la gran águila, para que volase
de delante de la serpiente al desierto,
a su lugar, donde es sustentada por
un tiempo, y tiempos, y la mitad de
un tiempo.
Y la serpiente arrojó de su boca,
tras la mujer, agua como un río, para
que fuese arrastrada por el río.
Pero la tierra ayudó a la mujer,
pues la tierra abrió su boca y tragó el
río que el dragón había echado de su
boca.
Entonces el dragón se llenó de ira
contra la mujer; y se fue a hacer guerra
contra el resto de la descendencia de
ella, los que guardan los mandamientos
de Dios y tienen el testimonio
de Jesucristo.
    Apocalipsis 12:13-17

Y se le dieron a la mujer las
dos alas de la gran águila....
"....los que esperan a Jehová
tendrán nuevas fuerzas; levantarán
alas como las águilas; correrán, y no
se cansarán; caminarán, y no se fatigarán".
   Isaías 40:31


Las águilas del Señor se están preparando. Son espíritu encarnados y desencarnados que forman esa porción destinada a cumplir una misión entre la Humanidad de este tiempo. Son los hijos de la promesa, los 144 000 escogidos, el pueblo mariano que en silencio se prepara para la batalla. Mas sus armas no son fratricidas como las de los hombres, sus armas son espirituales y elevadas, ése es el símbolo del águila. Sus armas son el amor, el ejemplo, la fe, la salud, la palabra, la sabiduría; serán soldados de la paz, de la justicia, serán consoladores y profetas.


"....dondequiera que estuviere
el cuerpo muerto, allí se juntarán las
águilas".
Mateo 24:28

....un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo



La palabra del Señor se cumple inexorablemente. El reinado del mal está llegando a su fin. El Sexto Sello se ha desatado, y con él, desde 1866, el Tercer Tiempo que vieron los profetas ha llegado a la Humanidad. El tiempo de la espera ha terminado, y las huestes del Señor se reúnen para cumplir su tarea de restauración.


"....Y hablará palabras contra el Altísimo,
y a los santos del Altísimo
quebrantará, y pensará en cambiar
los tiempos y la ley; y serán entregados
en su mano hasta tiempo, y tiempos,
y medio tiempo."
   Daniel 7:25

....y la serpiente arrojó de su boca
tras la mujer, agua como un río....


Muchos se han levantado en este tiempo desconociendo la pureza y perfección de María, sin darse cuenta en su ignorancia que desafían a Dios negando su poder.

Los hombres han forjado teorías y se han dejado arrastrar por ríos de confusión, y con ella se han creído dignos de juzgar una de las muestras de amor más grandes que Dios ha entregado a esta Humanidad, sin comprender que María no fue sólo la mujer que dio a luz al Mesías, sino que es la Ternura de Dios que vino a manifestarse a los hombres como Madre. Y se han atrevido a juzgar su virginidad y se han escandalizado negando su Naturaleza divina, tomando como armas las propias palabras que el Divino Maestro dijo cuando llamó hermanos a sus discípulos, ¿y quién más digno de llamar hermanos a los hombres, sino el Hijo de Dios?

Mientras unos niegan la escencia maternal que existe en Dios, otros tratan de comprender con su mente limitada la virginidad divina, y otros más, que dicen entenderla, se han concretado a formar alrededor de Ella ritos y festines, idolatrías y fanatismos que en muchas ocasiones se han convertido en una forma de lucro, olvidándose de la verdadera escencia que encierra el ejemplo de amor humilde y silencioso que la Ternura Divina vino a dar a los hombres


"Humanidad: Os amo infinitamente.
Nada reprocho a quienes no me reconozcan como Madre,
porque no solo amo a los que me aman o creen en Mí.
Todos sois míos, y todos llegaréis a la presencia
del Padre, donde me veréis con mis brazos amorosos
esperándoos, para haceros sentir el calor de mi regazo,
del que nunca volveréis a alejaros."
   El Mensaje de María. Capítulo 1:29

....y fue a hacer guerra contra
el resto de la descendencia de ella....



La lucha ha comenzado, y será en todos los órdenes. Todo aquello que haya salido de su cauce tendrá que regresar a él. El mal se ha extendido por todas partes, el planeta se ha convertido en un campo de batalla en el que las fuerzas del mal luchan contra las fuerzas del bien. La batalla se libra no sólo en los campos de las naciones que están en guerra, sino en todas las instituciones humanas y en el ámbito espiritual, a través del corazón y la mente, donde el mal penetra sin que los ojos humanos lo puedan contemplar.

María, la Madre Universal, está tendiendo su velo de ternura por todos los confines de la tierra, y está despertando con su amor a su pueblo Mariano, mientras que al mismo tiempo la fuerza del mal se interpone en el camino de aquellos que buscan el bien, para hacerlos caer en las redes de sus propias pasiones. Mas como está escrito: El mal no prevalecerá.

Las Profecías Cumplidas – Parte IV

Este artículo pertenece al tema de Las Profecías Cumplidas. Parte 4 de 7

El Significado Espiritual del Templo

 Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: 
Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él. 
Pero el patio que está fuera  del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque
 ha sido entregado a los gentiles; y ellos  hollarán la ciudad santa cuarenta
 y dos meses.  

Apocalipsis 11:1,2 

“Con la vara que midas serás medido” repite la voz popular; y en muchas ocasiones el hombre ha tomado esa frase como justificante a sus deseos de venganza, sin comprender el significado espiritual y verdadero de esas palabras, y sin darse cuenta, que el tiempo de restituir y medir el templo interior de cada ser humano ha llegado. Recordemos que el miraje, la visión de Juan, se dió en espíritu, y por ello, debemos entender que las alegorías y metáforas que forman el lenguaje en que entregada esa visión, son espirituales, sutiles y simbólicas también.

 ....me fue dada una caña semejante a una vara de medir....  

Son muchas las ocasiones en que a través de las  Escrituras el Señor nos ha hablado de las
 "dimensiones" de su Templo, explicando detalladamente la medida  de cada espacio, puerta,
 muro, atrio, etc, etc., como sucede, para citar un ejemplo, en Ezequiel 40-43. Pero ¿cómo
 podría estar hablando de la construcción de templos Aquél que no se ha cansado nunca de 
repetir que no son templos materiales lo que quiere de nosotros? Léase Isaías 66:1-4; 
Oseas 8:14; Joel 3:5; Juan 19:21; Juan 4: 20-24. ¿Cuál es entonces el símbolo del templo 
del Señor?. Su templo no es material, se encuentra en el interior de cada espíritu como lo
 explicaron  Esteban y Pablo: 
  ...si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano, como dice el
 profeta  (Isaías)  Hechos 7:48  El Dios que hizo el mundo y todas las cosas
 que en él hay,  siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos
 hechos por manos humanas  Hechos 17:24   Si alguno destruyere el templo de
 Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros,
 santo es".  

1 Corintios 3:17 
 Esto significa que el templo del Señor está edificado con todos los pensamientos, sentimientos,
 palabras y  obras de cada uno de Sus hijos; los cuales, en este tiempo de juicio, están siendo 
medidos por la vara de Su justicia y sus actos son apreciados conforme a las leyes divinas, para
 tomar el lugar que dignamente les  corresponde como verdadero templo de Dios. Es sorprendente 
que las grandes religiones que se llaman a sí mismas cristianas, haciendo caso omiso de lo que 
arriba se transcribe, continúen construyendo grandes edificaciones con la idea de así rendir culto
 a Dios y que sus numerosos seguidores honestamente crean, dentro  de su ingenuidad e ignorancia,
 que en esas obras materiales humanas sea donde Dios habite. 

Los profetas del Tercer Tiempo

 Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de
 cilicio.  Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie 
delante del Dios de la tierra. si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos,
 y devora a sus enemigos;  y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma 
manera. Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de la
 profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la 
tierra con toda plaga, cuantas veces quieran. Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia 
que sube del abismo hará guerra contra  ellos y los vencerá y los matará. Y sus cadáveres 
estarán en la plaza de la grande ciudad que  en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto,
 donde también nuestro Señor fue crucificado. Y los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán
 sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirán que sean sepultados. Y los moradores de
 la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; 
porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra.  

Apocalipsis 11: 3-10 

Y daré a mis dos testigos Que profeticen….

 Una característica de los profetas del Señor, es el hecho de que su don de profecía ha sido tan elevado, que 
les  ha permitido introducirse en el tiempo, para alcanzar no sólo lo que sucederá a corto plazo, sino lo que
 serán  los acontecimientos de futuros lejanos. Debemos entender también dentro de la profecía, lo que 
claramente comprendió el apóstol Pedro cuando dijo: "No ignoréis esto: que para con el Señor un día es como
 mil años, y mil  años como un día". 2 Pedro 3:8. Esto nos lleva al conocimiento de que dependiendo del 
contexto del mensaje profético, los días dentro de una profecía pueden simbolizar también grandes etapas,
 como hemos podido comprobarlo con el cumplimiento de ellas. Otra de las características de los iluminados,
 es que han sido espíritus dispuestos a una constante penitencia y sacrificio por amor a su Señor, esto es el
 símbolo del vestido  de cilicio, que es la constante lucha del espíritu para dominar sus pasiones, con lo que
 han logrado el desarrollo de facultades y dones que les han permitido conocer lo que ha de venir, y aun ser 
testigos presenciales de estos hechos. 
 Estos testigos son los dos olivos....  El olivo tenía, en la época en que Juan recibió este mensaje, un doble 
significado: por una parte era el símbolo  de la paz, y por otra, símbolo de la victoria. No en balde, en Sus
 días finales en este mundo, Jesús escoge el  Monte de los Olivos como el lugar donde habría de orar antes de
 enfrentar el suplicio que la ingratitud e incomprensión humanas le tenían deparado. Así comprendemos que la
 misión de esos dos testigos representa la paz  y el triunfo del bien sobre el mal. 

....la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos....  

¿Quiénes son entonces los dos olivos? Dos iluminados que han luchado, sufrido y perecido en manos de "la bestia"
  que no es otra cosa que la soberbia humana, que lejos de aceptar el mensaje de estos profetas, no sólo no les
  ha  creído, sino que ha tratado de callarlos atentando contra su vida e incluso acabando con ella. Después ha
  mantenido viva su memoria juzgando sin descanso todos sus actos y palabras; sometiéndolos a una crítica 
 constante, la cual será positiva o negativa, dependiendo de las ideas personales y del conocimiento de cada
  uno de sus jueces. Al final, han sido guardados en los libros como parte de la historia, siendo negado muchas
  veces su mensaje, o tratando de explicarlo como ideas procedentes de visionarios religiosos. Mas ni la muerte
  física,  ni el tiempo, han podido acallar las voces de estos dos elegidos, que han hablado a los hombres a
  través del cumplimiento de sus mensajes. 

Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron. En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres; y los demás se aterrorizaron, y dieron gloria al Dios del cielo. El segundo ay pasó; he aquí, el Tercer ay viene pronto. Apocalipsis 11:11-14

 

 

Pero después de tres días y medio…. Estamos viviendo en el Tercer Día, el Tercer Tiempo, la Tercera Era que dió comienzo en el año de 1866 con la apertura del Sexto Sello, el regreso del Mesías prometido y la llegada del Espíritu Santo; es el día de la reconstrucción del templo (Marcos 14:58; Juan 2:19). Es también el día en que se cumple el plazo para el regreso de los dos testigos.

 

  ....y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos, y la mitad
 de  un tiempo.... Y tú irás hasta el fin, y reposarás, Y te levantarás para recibir
 tu heredad Al fin de los días".  

Daniel 12:7,13 
Daniel, príncipe descendiente de la casa de David, considerado por los estudiosos uno de los cuatro profetas mayores del
 Altísimo en el Primer Tiempo, demosotró la fuerza de su fe, siendo puesto a prueba en muchas ocasiones por los poderosos
 a  los que amonestaba sin temor, por sus faltas a las leyes divinas (Daniel 5:22,23). Defendió a su pueblo opreso en la
 esclavitud de Babilonia, y demostró su fortaleza espiritual saliendo ileso del foso de los leones al que había sido
 arrojado por sus enemigos, los que terminaron sufriendo la misma suerte que deseaban para él, al ser devorados por los
 leones (Daniel 6: 23,24). Su espíritu recibió grandes profecías que fueron cumplidas en el Primer Tiempo (Daniel 4);
 otras  que, como estaba escrito se cumplieron en el Segundo Tiempo (Daniel 9:24-27 ); y otras más, que son revelaciones
 para este  Tercer Tiempo, y que hablan de lo que será el tiempo del fin para la Humanidad (Daniel 12:1-11), tiempo en que
 como se indica, él regresará....reencarnará.
  Porque yo estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano.... 
 ....Por lo demás me está guardada la Corona de justicia, la cual me dará el Señor,
 juez justo, en aquél día...." 2 Timoteo 4:6,8.  ...que cuando vuelva, me humille Dios
  entre vosotros y quizás tenga que llorar por muchos de los que antes han pecado...

 2 Corintios 12;21  

Pablo, que también es Saulo de Tarso, quien después de ser persecutor de los cristianos, se convirtiera en el más ferviente
  apóstol del cristianismo, ha sido el más grande analizador de la palabra divina, el que de manera clara explicó la
 resurrección de los muertos, que es la reencarnación del espíritu (1 Corintios 15: 35-37), así como las visiones de los
 profetas. En su celo por llevar a todos los rincones la enseñanza de Cristo, tuvo que pasar por todo tipo de sacrificios,
 mas esto en nada doblegó su propósito de doctrinamiento. Fue escarnecido, burlado, torturado, asediado por aquellos que
 no  creían en su palabra, fue encarcelado en diferentes ocasiones y al final decapitado en Roma probablemente en el año 62
 d.C.  Realizó grandes prodigios y curaciones maravillosas; jamás guardó silencio ante la injusticia y hasta el final de
 sus días  luchó por sembrar la palabra divina en aquellos que lo escuchaban. Y Pablo sabía que también habría de retornar
 en el Tercer Tiempo. 
Y oyeron una gran voz....  

En las enseñanzas recibidas en este Tercer Tiempo a través de la comunicación por el entendimiento humano
 (1866-1950), las cuales se encuentran contenidas en el Libro de la Vida Verdadera, que es la parte medular del
 Tercer Testamento, el Señor reveló a la Humanidad: 
  "Los señores del mundo que siguen siendo reyes sobre pueblos humillados, sentirán la
  presencia espiritual de Daniel, cuando el profeta se aproxime a sus lechos a
 despertarles para que oren, porque la destrucción se acerca".  

Enseñanza 23:71  

 "Aquél Saulo, llamado Pablo, el que después de perseguirme con saña, se convirtió en
 uno  de mis más grandes apóstoles, volverá a aparecer en mi camino....".  

Enseñanza 173:48 

Mayo 3 de 1980. Se recibe en México, a través de la comunicación de espíritu a Espíritu prometida para los hombres de este tiempo (Juan 16:12,13; Juan 4:23,24), la siguiente revelación:

 

“Ya han reencarnado nuevamente los dos testigos; el profeta Daniel, en compañía de Saulo, serán los que reestablezcan las cosas a su lugar”. Octubre 29 de 1986. Nuevamente es reconfirmada la llegada de los dos testigos, y además se recibe la revelación del regreso de otros grandes espíritus:

“De entre vosotros suscitaré a aquellos que prodigiosamente volverán los ojos del mundo hacia Mí: Saulo, Daniel, Ezequiel, Lucano, Enoc, Jonatás, Isaías, Malaquías, Jonás y Bernabé estarán entre vosotros; los tiempos os han alcanzado y mi amor los ha preparado.”

 ....y subieron al cielo en una nube....   

"Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente
  con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con
 el  Señor."  

1 Tesalonicenses 4:17 

De nuevo, la alegoría de la nube, símbolo de sutileza y gran espiritualidad, símbolo de elevación. En aquella hora hubo un gran terremoto…. Es de suma importancia dejar testimonio de que el día en que se recibió la revelación del regreso de los dos testigos (Mayo 3 de 1980), se confirmó también la proximidad del terremoto que sería señal del cumplimiento de estas profecías del Apocalipsis de Juan. El mensaje decía textualmente:

“Falta poco tiempo para que las profecías empiecen a cumplirse; la primera señal será un gran terremoto, y habréis de contar a partir de él veintiún días, después de los cuales, como si fuera un cinturón de fuego que rodease la tierra, empezarán a suceder desastres en todas partes”.

 1985. Cinco años después de que se entregara la revelación de la llegada de los dos testigos, México sufre una
  de las peores catástrofes de su historia; el terremoto del 19 de Septiembre de 1985. Como dato curioso,
 diremos  que los primeros reportes que se tuvieron a nivel gubernamental, sobre la magnitud de este desastre
 que destruyó  gran parte de la ciudad de México, informaron a los medios de comunicación que los muertos
 habían sido precisamente siete mil. 

Es necesario que profetices…. Cuando el espíritu del hombre penetra elevado en el análisis de la palabra divina, se abren ante él las puertas de la revelación. Es entonces cuando se presenta la profecía, cuando el espíritu trasciende su tiempo y circunstancia.

Otros Temas