Las Profecías Cumplidas – Parte II

 
Este artículo pertenece al tema de Las Profecías Cumplidas. Parte 2 de 7

Profecías apocalipticas sobre la apertura del Sexto Sello.


Miré cuando -el Cordero- abrió el sexto sello,
y he aquí hubo un gran terremoto;
y el sol se puso negro como tela de
cilicio, y la luna se volvió toda como sangre.
Apocalipsis 6:12


Hasta aquí, la profecía de Juan repite punto por punto las profecías entregadas por Jesús a Sus apóstoles antes de la crucifixión y que hemos visto en la primera parte de este trabajo.

Pero adelante, aun cuando toma la alegoría de la lluvia de estrellas que es parte de las señales materiales que Joel había anticipado, el contexto parece referirse a otra cosa: El inicio de las comunicaciones con el mundo espiritual cuyo preludio fue el espiritismo, tan en boga en Europa y algunos paises americanos a mediados del siglo pasado. Una advertencia: En algunas biblias -católicas principalmente- fue añadido un versículo en Deuteronomio o Levítico, dependiendo de la versión, en contra del espiritismo, citándolo incluso por su nombre, versículo que no aparece en ninguno de los textos originales bíblicos por lo que puede deducirse fácilmente que es simplemente una reacción de la jerarquía religiosa del momento hacia la atención que ese movimiento obtuvo desde su inicio.



Las estrellas del cielo cayeron
sobre la tierra, como la higuera deja
caer sus higos cuando es sacudida
por el viento.
Y el cielo se desvaneció como un
pergamino que se enrolla; y todo
monte y toda isla se removió de su
lugar.
Y los reyes de la tierra, y los grandes,
los ricos, los capitanes, los poderosos,
y todo siervo y todo libre, se
escondieron en las cuevas y entre las
peñas de los montes,
y decían a los montes y a las peñas:
Caed sobre nosotros, y escondednos
del rostro de aquel que está sentado
sobre el trono, y de la ira del Cordero;
porque el gran día de su ira ha
llegado; ¿y quién podrá sostenerse en
pie?
Apocalipsis 6:13-17


Aquí la profecía escatológica de Juan se interna en un terreno mucho más abstracto y metafórico, al anticipar, como decíamos más arriba, el inicio de la comunicación con entidades espirituales que descienden de las alturas hacia los hombres, ya tan común y extendida en nuestros días, la aparición de nuevas filosofías y corrientes de pensamiento con la consiguiente caída de las monarquías.


Las estrellas del cielo
1840. Jacob Lorber, en Alemania, mediante escritura
automática, comienza a recibir mensajes que
denomina "La Nueva Revelación".
1849. París y toda Europa es conmocionada por el
fenómeno conocido como "las mesas levitantes"
que, inexplicablemente, se elevaban del
piso sin causa física aparente.
1850. León Rivail "Allan Kardec", toma
en París apuntes de comunicaciones de lo
que él denomina inteligencias superiores, y
que se manifiestan a través de dos muchachas jóvenes,
o "médiums". Con las notas tomadas durante
el transcurso de dos años, forma y publica "El Libro
de los Espíritus", obra fundamental del
espiritismo.
1862. Roque Rojas, ex-seminarista mexicano,
tiene una visión que le anuncia la inminente
apertura del Sexto Sello.
1866. Se abre el Tercer Tiempo con la manifestación,
en México del espíritu del profeta Elías a través
del entendimiento humano de Roque Rojas.
1871. Daniel Dunglas-Hume, de Escocia, da paso a
manifestaciones que él asegura provienen del
mundo espiritual, llegando incluso al extremo de
materializar algunas de ellas a plena luz del
sol. Nunca pudo ser refutado por ello.
1884. Damiana Oviedo se convierte en la
primera portavoz del Espíritu Santo y comienza
la entrega del Tercer Testamento, todo
ésto en la Ciudad de México.
1887. Se inician en la Ciudad de México las
manifestaciones del mundo espiritual de luz a
través del entendimiento humano, las que continúan
hasta Diciembre de 1950. Durante todo este
tiempo, se entregan múltiples curaciones.
Time-Life ha publicado un libro que cubre
parte de estos asombrosos eventos.


El cielo se desvanece
y se enrolla como pergamino
La alegoría es clara en cuanto se refiere
a la desaparición de un antiguo orden de
ideas, quedando en su lugar uno
nuevo.
1762. Rousseau escribe "El Contrato
Social", obra capital que influye de
una manera decisiva en los movimientos
libertarios de todo el globo.
1776. Adam Smith publica su obra
"La Riqueza de las Naciones", y sienta
las bases del capitalismo.
1776. Proclamación del Acta de Derechos
en las colonias americanas de Inglaterra.
1776. Declaración de Independencia de dichas
colonias, constituyéndose en los Estados
Unidos de América.
1781. Kant publica su obra cumbre
"La Crítica de la Razón Pura", y propone
el racionalismo como teoría.
1786. Toma de la Bastilla en Francia.
Inicia la Revolución Francesa.
1789. Declaración de Derechos del Hombre y
del Ciudadano por parte de la Asamblea
Francesa.
1810. Se inician los movimientos
independentistas en México y países de
Sudamérica.
1848. Marx y Engels dan a conocer
"El Manifiesto Comunista".
1866. Se reúne la Primera Internacional
en Ginebra. Nace el socialismo.


Los reyes y poderosos
se esconden
La caída de las monarquías es anticipada
en este versículo. Y en efecto, para
fines del siglo 19, prácticamente desaparece
el absolutismo como sistema de gobierno;
en algunos países quedan aún reyes y reinas
simbólicos que no gobiernan.
1649. Carlos II de Inglaterra es ejecutado.
1793. Luis XVI, depuesto rey de
Francia, es guillotinado.
1832. El Acta de la Gran Reforma
en Inglaterra, transfiere el poder al
hombre común, por encima
del poder real.
...y todo siervo
y todo libre...
No sólo fue conmovido el poder humano; todas
las clases sociales sintieron la
llegada de ese nuevo tiempo.
1793. Robespierre instaura el
"Reinado del Terror"; la guillotina
tiñe de sangre a toda Francia.
1861. La oposición de los estados
sureños americanos a abolir la esclavitud,
desata la sangrienta Guerra Civil.

El Sexto Sello desatado.

Es aquí cuando comienza la etapa descrita por Jesús como “el principio de dolores” (Mateo 24:7). Y ciertamente, como a continuación se verá, la humanidad entró en una fase de turbulencia como nunca había registrado la historia.


Vi también a otro ángel que subía de
donde sale el sol, y tenía el sello del
Dios vivo; y clamó a gran voz a los
cuatro ángeles, a quienes se les había
dado el poder de hacer daño a la tierra
y al mar,
diciendo: No hagáis daño a la tierra,
ni al mar, ni a los árboles, hasta que
hayamos sellado en sus frentes a los
siervos de nuestro Dios.
Y oí el número de los sellados:
144,000...
Apocalipsis 7:1-4


...otro ángel que subía
de donde sale el sol...
Desde Agustín, los teólogos y exégetas
coinciden que aquí Juan se refiere al profeta
Elías, concordando las palabras contenidas
en Lucas 1:78 y en 2 Reyes 2:11.
Existen hipótesis que el mito griego de Helios,
se deriva de este último pasaje.
1866. En el sur de la Ciudad de México
comienza a manifestarse el espíritu de
Elías por el entendimiento humano de
Roque Rojas; declara que se abre
el Sexto Sello así como que se inicia
el Tercer Tiempo. Se entregan las
primeras "marcas" a hombres
y mujeres que posteriormente darían
paso a las comunicaciones de "las
estrellas del cielo", el mundo
espiritual de luz.


Después de la marca, el relato de Juan acerca de la visión relativa al Sexto Sello, parece saltar hasta Apocalipsis 9:13, donde el sexto ángel obviamente representa ese mismo sello.


El sexto ángel tocó la trompeta,
y oí una voz de entre los cuatro cuernos
del altar de oro que esta delante de Dios,
diciendo al sexto ángel que tenía
la trompeta: Desata a los cuatro
ángeles que están atados junto al gran
río Eufrates.
Y fueron desatados los cuatro ángeles para
la hora, día, mes y año, a fin de matar
a la tercera parte de los hombres.
Y el número de los ejércitos de los
jinetes eran doscientos millones. Yo
oí su número.
Así vi en visión los caballos y a
sus jinetes, los cuales tenían corazas
de fuego, de zafiro y de azufre. Y las
cabezas de los caballos eran como cabezas
de leones; y de su boca salían fuego,
humo y azufre.
Por estas plagas fue muerta
la tercera parte de los hombres; por
el fuego, el humo y el azufre que salían
de su boca.
Apocalipsis 9:13-18


Los cuatro ángeles
junto al río Eufrates
1981. Irak e Irán, a ambos lados del
rio Eufrates, entran en guerra.
Ascienden a millones las víctimas de tal guerra.

Fuego, humo
y azufre
En un conflicto donde pierden la
vida más de un millón de personas y
quedan heridas casi dos millones más,
missiles tierra-tierra, tierra-aire
y aire-tierra, así como los millones de
cohetes y morteros usados por los tanques
con corazas metálicas de ambos bandos,
verdaderamente parecen vomitar fuego
y azufre sobre la zona de guerra, y
las columnas de humo son visibles
a kilómetros de distancia.