Home » Posts tagged 'Cristo'

Tag Archives: Cristo

Por Orden del Emperador: La Evidencia Científica. Casos Documentados. Parte 3

Este artículo pertenece al tema de Por Orden del Emperador: Un Dilema para el Cristianismo. Parte 3 de 3

La Reencarnación, la Ciencia y los Niños

“….sirviéndome de los niños, les hablaré.”

El Tercer Testamento

Ciertamente, los niños están hablando… de la reencarnación, y con ello, desconcertando a sus padres, a los ministros de las religiones y a los científicos.
Esto es algo que no podía ser ignorado por la ciencia humana.

 

Ian Stevenson, de la Universidad de Virginia

Bajo la dirección del catedrático y doctor en psiquiatría Ian Stevenson, la División de Estudios de la Personalidad inició, hace más de 50 años, la investigación de los reportes que desde entonces llegaban de todo el mundo, investigación que duró más de 40 años…

Con la más rigurosa metodología, el Dr. Steveson registró, interrogó, investigó, grabó y analizó a niños que afirmaban recordar eventos de alguna vida pasada, y después de sopesar cuidadosamente los datos, llegó a la conclusión de que existían patrones muy definidos en todos esos casos.

Stevenson publicó los casos más significativos en su ya célebre libro al que cautelosamente llamó “Veinte Casos que Hacen Pensar en la Reencarnación”.

La amplia y prolija documentación contenida en ese libro cimbró al ámbito científico, e interesó a más y más investigadores, los que han llevado esos estudios más allá, como sucediera con el famoso Arthur C. Clarke, el descubridor de la que es conocida como la órbita de Clarke, por medio de la cual los satélites de comunicación pudieron ser colocados en órbitas estacionarias en el espacio que circunda al planeta.

 

La Reencarnación Investigada por un Verdadero Escéptico

Clarke, escritor y divulgador científico (autor de “El Centinela- 2001, Odisea del Espacio”), librepensador escéptico y extremadamente analítico, después de conocer y examinar de cerca los datos de Inglaterra- su país de origen- y de Sri Lanka, país donde puso su residencia, finalmente se rindió ante la evidencia y fue uno de los primeros escritores científicos que aseveró que el negarse a aceptar la posibilidad de la reencarnación es algo irracional, y desafió a quienes se rehusaban a aceptar sus conclusiones, a que dieran una mejor y más fundamentada explicación.

Obviamente, esta nunca se dió.

 

 

Los Testimonios de Rencarnación de los Niños, Hoy.

En la actualidad, es tal la cantidad de niños pequeños que comienzan a recordar eventos precisos de sus vidas anteriores, que ya existen varios libros que contienen la información acerca de esos numerosos casos, como son el de Carol Bowman -Return From Heaven-, Thomas Shroder -Old Souls: Compelling Evidence from Children Who Remember Past Lives-, Dr. Brian Weiss -Same Soul, Many Bodies-, etc.

Y este número de niños sigue creciendo.

 

La Reencarnación: Lo que el Cristianismo Ha Omitido

Incluso se están dando estos casos dentro de las comunidades cristianas, muchas de las que, sin saberlo, obedecen ciegamente los dictados del emperador Justiniano impuestos en el Concilio de Constantinopla, y continúan negando, basándose en falsas suposiciones, que pueda existir la reencarnación.

Algunos de los casos de estos niños se encuentran dentro de las familias de los mismos ministros y pastores de las diversas sectas y religiones, lo cual, como es natural, les conmociona y desconcierta ante la evidencia en boca de sus propios hijos, y por lo mismo, ocultan en la medida de lo posible estos hechos.

Hasta hoy han podido hacer que estos casos no tengan gran exposición ante los medios masivos de comunicación, mas son tantos y tan contundentes esos casos que la información ha comienzado a filtrarse, y es cuestión de cierto tiempo para que se haga de amplio conocimiento público, el hecho incontrovertible de que hay muchos niños que afirman -y demuestran- que son espíritus que han nacido de nuevo.

“Os es necesario
nacer de nuevo…”
Jesús de Nazaret

 


 

Por Orden del Emperador Parte 2: La Reencarnación en la Biblia

Este artículo pertenece al tema de Por Orden del Emperador: Un Dilema para el Cristianismo. Parte 2 de 3

¿Hay referencias a la reencarnación en la Biblia?

Por supuesto que sí… aunque no con ese nombre. Desde tiempos remotos, en todas las culturas los seres humanos han tenido la intuición de la existencia de la reencarnación. Y los escritores bíblicos no fueron la excepción.

¿Puede Cristo decir mentira?

Obviamente, para tener una opinión informada acerca de la reencarnación desde el punto de vista bíblico, es indispensable tomar la Biblia… y comenzar a releerla, sin prejuicios y en busca de la verdad.

El problema central de la resistencia del cristianismo a aceptar la reencarnación es que con ello, sin darse cuenta, NIEGA LA POSIBILIDAD DE QUE JESÚS HAYA SIDO EL MESÍAS PROMETIDO DE ISRAEL.

La mayor señal que anticipaba la llegada del Mesías, era la profecía de que antes que él llegara, debía llegar Elías.

Y tan sabían esto los discípulos de Jesús, que en el Evangelio de Marcos viene incluido de forma clarísima este pasaje:

Y le preguntaron, diciendo: ¿Qué es lo que los escribas dicen, que es necesario que Elías venga antes?

Y respondiendo él, les dijo: Elías á la verdad, viniendo antes, restituirá todas las cosas: y como está escrito del Hijo del hombre, que padezca mucho y sea tenido en nada.

Empero os digo que Elías ya vino, y le hicieron todo lo que quisieron, como está escrito de él.

Y como si eso no fuera suficiente, Mateo narra el mismo pasaje pero va más allá: Describe qué fueron lo que los apóstoles entendieron de las palabras del Divino Maestro.

Los discípulos entonces entendieron, que les habló de Juan el Bautista.

Entonces, la pregunta para quienes niegan la posibilidad de la reencarnación es:

¿Mintió Jesús a Sus discípulos?

Digan lo que digan los que se llaman a sí mismos pastores (Pastor hay uno solo), sacerdotes o rabinos, es un hecho de que Elías regresó y regresó en espíritu y en verdad en Juan el Bautista.

Es decir: reencarnó.

¿Seguirá el cristianismo de hoy como el judaísmo de ayer y hoy, negando que regresó Elías?

Y tú ¿también seguirás teniendo a Elías en nada?

En un videoclip siguiente, documentaremos las irrefutables evidencias científicas de que la reencarnación es un hecho comprobado y comprobable, más allá de falsas suposiciones y fanatismos.


El ejemplo de Jesús

” La lección perfecta os la dí a través de Jesús. Analizad mi paso por el mundo en cuanto hombre desde el nacimiento hasta la muerte y tendréis explicado el amor en forma viva y perfecta. Yo no vengo a pediros que seáis iguales a Jesús, porque en Él hubo algo que vosotros no podéis alcanzar: ser perfecto en cuanto hombre, ya que quien estuvo en Él fue el mismo Dios en forma limitada, pero sí os digo que debéis imitarle”

El Espíritu del Padre se humanizó para dar el ejemplo viviente de lo que debía ser la vida espiritual del hombre sobre este planeta, para poder tocar sus fibras más sensibles, y ser obedecido, no por el temor a la justicia divina, sino por el amor que Él mismo enseñaba a sus criaturas.

El Espíritu Divino entregaba así la lección perfecta, a través de la vida de Jesús, un ejemplo palpable como nunca antes lo tuvo el hombre, y como nunca después lo tendrá.

La Obra que Él llevó a cabo, aún siendo una lección y un ejemplo para que los imitase la humanidad de todos los tiempos, fue inigualable para ese pueblo, porque Sus obras poderosas y Su Verbo sublime pueden imitarse pero nunca igualarse.

“Los apóstoles que Él dejara en ese tiempo, en los cuales depositó Su esencia, Su sabiduría y Su amor, y que supieron regar la semilla que Jesús sembró, honrando con su vida y con su muerte el ejemplo de su Maestro, ellos, no sólo pueden ser imitados, sino igualados por vosotros; eran espíritus encarnados que vinieron entre la humanidad a cumplir una alta misión, que era demostrar al mundo que la Doctrina de Jesús el Cristo, podía ser imitada por la humanidad.”

A todos sanaba Jesús, no había mal que por Él no fuera vencido, no había enfermedad por Él desconocida, no había problema sin solución, no existía pecado sin perdón y no había aflicción sin consuelo, todo se hallaba en ese manantial de amor, en aquel Doctor Divino que todo lo curaba, todo lo sanaba con un solo remedio, con un solo bálsamo: Su amor.

Para los discípulos del Divino Maestro en este Tiempo, les digo que podemos ser continuadores de aquellos discípulos y en nuestras manos espirituales, en nuestro espíritu y en todo nuestro ser, se ha derramado la Divinidad como se derramara en aquellos que siguieran a Jesús en aquel tiempo.

En aquel tiempo buscó a los enfermos del cuerpo para despertar a los espíritus, hoy viene en busca de los espíritus para que se levanten y despierten a los demás.

Podemos ver cómo los ciegos para la luz espiritual han abierto los ojos a la luz del Tercer Tiempo, cómo los leprosos del pecado y de los vicios, se han limpiado al escuchar la Divina Palabra; los que se encontraban prisioneros de las pasiones humanas, hoy se han liberado para trabajar y para luchar, extendiendo sus alas en la senda espiritual; los que habían muerto a la vida de la gracia, hoy han contemplado la brecha abierta por el Espíritu Santo, que los invita a la espiritualidad, a la luz y a la perfección.

Damiana Oviedo. La primera cátedra del Divino Maestro en el Tercer Tiempo

DOMINGO 11 DE MAYO DE 1884

¡La paz sea con vosotros!


Heme aquí entre vosotros, irradiando mi Verbo y mi luz, a través del entendimiento de Damiana Oviedo, en cumplimiento a mi palabra entregada en los tiempos pasados.


Os anuncié mi llegada, la cual sería como un relámpago que surge del Oriente para llegar al Occidente, en un tiempo en que las grandes guerras fraticidas se desatarían y en el que la perversidad de los hombres llegaría a su mayor altura.

Por ello, a través de esta manifestación, estoy preparando la simiente que habéis de llevar, ¡oh, pueblo amado!, a los hogares destruídos y en donde la virtud será pisoteada y la Ley en su totalidad adulterada.


De nuevo he venido entre los humildes y mansos de corazón, entre los pobres e ignorantes, y contemplo que la humanidad duerme en su letargo.

Al igual que ayer, vuestro Padre no será comprendido por todos: los exégetas y los teólogos, a pesar de que vean el cumplimiento de cada una de mis señales reveladas, no querrán reconocerme, se habrán olvidado que el ayer les anuncié que cuando volviera para entregar mi Verbo al mundo, no sería en la forma de hombre para enseñaros nuevamente el camino, sino intangible, semejante al relámpago que ilumina los cielos.

Así ahora, el Verbo ilumina los cielos y la Tierra, y la vida espiritual que para vos era un misterio, el mañana ya no lo será, mas ante todo os digo: ¡Oh, humanidad amada! Volved a Mí.


Empezad por orar como el ayer os enseñé, para que sintáis la paz de mi Espíritu. Orad delante del Padre, sintiendo aquellas palabras que os enseñé en el tiempo pasado y que os dicen: ¡Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu Reino y hágase tu voluntad! Hasta hoy no sabíais su significado verdadero: eran una invocación de mi presencia en este Tercer Tiempo.


¡Oh, mi nuevo pueblo de Israel! Os confío esta Obra iniciada por Elías a través de Roque Rojas, como si fuese un árbol, que hoy es tierno pero mañana será corpulento y dará sombra y fruto al peregrino fatigado, al enfermo, al caído y al menesteroso.


Grandes multitudes se acercarán a escuchar mi palabra, que como rocío de gracia llegará a sus corazones, pero serán pocos los discípulos que me comprendan, como ha acontecido con Elías, que ha recibido los dardos de la duda, la indiferencia y la mofa.


Elías, a través de Roque Rojas, preparó a mis primeros labriegos que habrían de recibirme en este tiempo, mas sus lecciones no fueron comprendidas y cada uno concibió la Doctrina de acuerdo con su manera de pensar y han tratado de crear una religión en dónde buscar a su Señor.

Por eso contempláis tanta confusión en las interpretaciones que se han dado a las enseñanzas dejadas por Elías.

No se ha querido reconocer el significado de cada símbolo, que Roque Rojas forjó para que la humanidad empezara a concebir el verdadero sentido de las enseñanzas espirituales, mas no para que los adorase como cosas sagradas ni se postrase ante ellos. ¿Hasta cuándo, humanidad amada, comprenderéis las revelaciones que a través de los tiempos el Espíritu Divino os ha entregado?


Ahora os digo que aquellos símbolos que os dejó Roque Rojas, cuando hayan sido estudiados y comprendidos por vosotros, tendrán que desaparecer, tendrán que ser ocultados a los hombres para que este pueblo de Israel no caiga en idolatría;, pero el sentido o esencia de aquellas enseñanzas, quedarán escritos en la conciencia del discípulo.


Así como en el Segundo Tiempo, después de consumado el sacrificio de vuestro Maestro, hice desaparecer el símbolo más grande del cristianismo: la cruz, y todo cuanto podía haber sido objeto de fanática adoración por parte del hombre.


Hoy he venido a manifestarme dentro del Tabérnaculo de vuestro espíritu, para depositar en el Arca de la conciencia mis nuevas revelaciones.


Elías, al estar vibrando a través del entendimiento de Roque Rojas, escogió a siete doncellas vírgenes, que habían de ser el tabernáculo en donde Yo habría de manifestarme para doctrinar a las multitudes. De éstas siete doncellas solamente una conservó la flama encendida en espera de la llegada del Esposo amado.

Ella es Damiana Oviedo, por quien inspiro, transmito y manifiesto mi palabra divina.

En verdad os digo que en este lugar os arrullaré por un tiempo en mis brazos de Padre, manifestándome a través del entendimiento humano, mas llegará el momento en que esta simiente se esparza por todos los pueblos y comarcas.

Grandes portavoces se prepararán el mañana y brindarán bellos conciertos celestiales a las multitudes. Mientras llega ese tiempo, lavad vuestro espíritu en esta cascada de luz que hoy se desborda sobre vosotros y así quedaréis limpios y preparados para penetrar en lo que antes os parecía un misterio.


Díscipulos amados: Sed fuertes para que podáis resistir la incredulidad, la calumnia o los ataques verbales de los hombres.


En verdad os digo que mi palabra hará estremecer al espíritu de la humanidad.

El teólogo consultará sus libros, el filósofo escudriñará a sus más grandes maestros y toda secta o religión se conmoverá hasta sus cimientos ante mis nuevas revelaciones. Y aun dentro de mi Obra, a mediados del siglo venidero, surgirá la batalla de ideas, porque mientras unos despierten a la verdad, otros querrán permanecer en su fanatismo y se aferrarán a sus tradiciones y combatirán unos contra otros.

En medio de esa lucha, se escuchará mi Voz previniendo a las multitudes: No convirtáis el fruto de la vida que con tanto amor os he entregado, en manzana de discordias.


Ahora os sentís pequeños y débiles, pero estáis conmigo, mas mirad a los labriegos y congregantes que Elías reunió en torno a mi Obra: se han dispersado, me han dejado solo en mi mesa, y el pueblo, en su ingratitud ha caído en desunión y muchos han negado a su Padre; mas hoy he venido a devolverles su heredad, a alimentarlos con el pan de vida eterna.


Yo os entrego fortaleza, para que vayáis en busca de los que se han perdido y los traigáis ante mi presencia, mas si os desconocieren, si os dijeren que sois magos o hechiceros, estad en paz, porque de cierto os digo que ya habréis cumplido. Dejadme la causa a Mí.


Roque Rojas, en sus enseñanzas que recibió de Elías, os dijo que este tiempo sería llamado también del Sexto Sello, una etapa en que se manifestará el juicio de Dios y la penitencia entre los hombres.

Vengo a abrir el Libro de la Justicia divina que es mi Obra; en ella están los conocimientos de la más alta sabiduría, con los cuales edificaréis mi santuario en este Tercer Tiempo en vuestro corazón y espíritu, tal y como Elías os los anunció.


Estudiad cada una de las enseñanzas dejadas por Roque Rojas, discernidlas, comprendedlas y analizadlas, para que lleguéis a ser los más fervientes discípulos de mi Obra.


Os dejo mi paz, mi amor y mi perdón.


¡La paz sea con vosotros!


Cátedra transcrita por María Arellano González.  Damiana Oviedo recibía la inspiración divina con los ojos abiertos y estando de pie…hasta años después, y debido a su edad, comenzó a entregar las inspiraciones sentada. Ella jamás entró en estado de trance mediúmnico exterior, su elevación y éxtasis eran interiores y profundamente espirituales.

Otros Temas