Home » Artículos » De la comunicación de espíritu a Espíritu

De la comunicación de espíritu a Espíritu

Yo quiero hablaras como hablo a los ángeles no porque tengáis la pureza de ellos. sino porque quiero que gocéis de esa gracia y que os vayáis semejando a aquellos seres en su elevación.

La comunicación de espíritu a Espiritu, acercará a todos los seres y a todos los mundos; pero es menester que estéis pareparados para entenderos unos a otros y para ello, os estoy dando un solo lenguaje, una sola luz, una sola forma de comunicación: la del verdadero amor.

Ha llegado el momento del silencio, el momento de vuestra comunión conmigo, para que asi como se confunden las olas en el mar, vosotros os unáis a mi Espíritu divino; silencio no solamente en los labios, también en el templo interior del hombre, porque es vuestro espíritu el que me habla, y el momento es solemne.

Es necesario que comprendáis que los tiempos en que los hombres y los pueblos buscaban mi voz, mi lenguaje y mis mensajes a través de las tempestades, de los vientos huracanados y de toda manifestación de la Naturaleza, han pasado y que ya estáis capacitados para que podáis comunicaros espiritualmente conmigo y podáis recibir mis divinos mensajes.

Esa nueva comunicación será profundamente espiritual, sencilla, natural, pura y perfecta.

Ella señalará el principio del fin de todo culto imperfecto, idólatra, fanático, oscuro y abrirá el santuario de vuestro ser, para que en él more mi Espíritu por la eternidad.

No habrá éxtasis exterior, ni misticismo, ni ostentación de ninguna especie, sólo habrá limpidez, respeto y verdad, en una palabra: Espiritualidad.

Ved que ese tiempo ya está aquí y que ese será el principio de la comunicación espiritual, el fin del reinado de la idolatría y del fanatismo religioso.

Cuántas veces he sorprendido a los hombres preguntándose a sí mismos si no habrá alguna forma de comunicarse con Dios y muchas veces, suspirando han exclamado: ¡Ah, si pudiese hacerle una consulta al Señor y recibir la respuesta! Mas luego. creyendo que eso es imposible, se resignan y continúan buscando mi misericordia a través de cultos externos y ofrendas materiales, aunque allá muy dentro de su ser no alcanzan a concebir cómo un Padre que siempre ha dicho amar tanto a sus criaturas, no se digne responderles cuando ellas le invocan y le aman.

iAh pequeños seres consagrados a la vida terrenal, si supieseis que esa necesidad de comunicaros conmigo es sed que llevo en mi Espíritu!

Si supieseis que no sólo os está concedida esa comunicación que anheláis, sino que todas mis enseñanzas reveladas a vosotros a lo largo de los tiempos, llevan la finalidad de conduciros a la comunicación de espiritu a Espíritu, pero como vivis materializados, habéis querido escuchar mi voz, respondiendo a aquellas palabras que pronuncian vuestros labios y eso no puede ni debe ser, porque entonces dejaría de ser una comunicación espiritual, en la que vuestro Señor se rebajaría a la altura de vuestro materialismo.

Si os hubieseis preocupado un poco por desarrollar algunos de vuestros dones espirituales, como la elevación a través del pensamiento, la oración, el presentimiento, el sueño profético, o la vista espiritual, Yo os aseguro que por cualquiera de ellos estaríais comunicándoos conmigo y por lo tanto recibiendo contestación a vuestras preguntas e inspiración divina en vuestro pensamiento.

Yo estoy eternamente dispuesto a hablaros, siempre en espera de vuestra elevación y preparación espiritual, para complaceros y daros la dicha de comunicarme con vuestro espíritu.

Sólo falta que vosotros también os dispongáis con la mayor pureza a lograr esa gracia.

A través de mi palabra me acerco a vosotros y al mismo tiempo os voy aproximando a la comunicación perfecta con mi Espíritu

Meditad sobre mis manifestaciones de los tiempos pasados y encontraréis que
siempre he buscado una forma de comunicarme con vuestro espíritu, haciéndole
llegar mis mensajes como un testimonio del amor divino de vuestro Padre hacia
vosotros.

 

“…y estén preparados para el día tercero, porque en el día tercero descenderá el Señor a la vísta de todo el pueblo.” (Exodo 19:11)

“Derramaré mi espírítu sobre todo hombre; profetizarán vuestros híjos y vuestras hijas; vuestros ancianos tendrán sueños y vuestros jóvenes tendrán vísíones.” (Joel 2:28)

 

¿No se os profetizó desde los primeros tiempos que llegaría el día en que todo ojo contemplaría a su Padre? Pues el que esté limpio me verá y ese será su premio y aquel que lleve mancha en su corazón, también me verá y esa será su salvación.

El que abre sus ojos delante de mi luz, penetra en el misterio y conoce el por qué, sabe el principio y el fin. Ese tendrá que caminar con firmeza en el futuro.

Buscad la palabra de los profetas y en ella comprobaréis que ellos os preparaban desde aquel tiempo y os hablaban de hechos que habían de cumplirse.

Ved cómo Joel os habló de estos tiempos de manifestaciones espirituales. Daos cuenta que todos los profetas han combatido la idolatría para enseñar la comunicación de espíritu a Espiritu.

Cuando lleguéis a comunicaros conmigo de espíritu a Espíritu, se cumplirán aquellas palabras de los profetas que dijeron: “Los hombres y las mujeres penetrarán en una vida espiritual desconocida hasta ese tiempo, sus ojos verán más allá de lo terrenal y todo se transformará”. Vosotros sois de los llamados a ver el principio de una nueva era que llevará a la Humanidad a conocer el verdadero fin para el cual fue creada.

En ese tiempo, Yo seré amado y reconocido por mis hijos y ellos se amarán entre sí.

Esta es la meta que Yo he señalado al hombre y a la cual llegará, Yo os lo anuncio desde ahora.

No se oirá mi palabra como la oyó Moisés en el Sinaí, materializada en el estruendo de la tempestad, ni humanizada como en el Segundo Tiempo en labios de Jesús, ni tampoco a través de portavoces humanos como la habéis escuchado del Espíritu Santo en este tiempo.

Todo el que se prepare alcanzará la comunicación de espíritu a Espíritu, que no será privilegio sólo de algunos.

Es lo más natural que los espíritus sepan comunicarse y conozcan el lenguaje del Espíritu del cual brotaron.

Para daros mis lecciones con palabras humanas, vine a comunicarme a través del entendimiento del hombre, mas ya comunicado de espíritu a Espíritu, ni vosotros me hablaréis con palabras materiales, ni vuestro Padre tampoco lo hará con vosotros.

Sólo los que se hayan espiritualizado sabrán manifestar mi obra en su nueva forma de comunicación.

¿Mas cómo harán para llegar a tener la inspiración necesaria para recibir mis pensamientos e interpretar mis mensajes espirituales? Velando y orando.

Si no existiese esa evolución espiritual en esta humanidad, ni se encontrara en la proximidad de su liberación Yo no os había hecho la revelación de la comunicación de espiritu a Espírítu para este tiempo.

Hoy os puedo asegurar que en el futuro la comunicación a través del pensamiento alcanzará un gran desarrollo y por ese medio desaparecerán muchas barreras que hoy separan a los pueblos y a los mundos.

Si aprendéls a comunicaras en pensamiento con vuestro Padre, si alcanzáis a lograr la comunicación de espiritu a Espíritu ¿qué dificultad podréis tener para comunicaros con vuestros hermanos visibles o invisibles, presentes o ausentes, cercanos o distantes? En mi Doctrina estáis aprendiendo esta forma de comunicación espiritual que Yo he venido a enseñaros y para que os ejercitéis diariamente en ella, os he aconsejado que guardéis silencio. que cerréis vuestros labios y dejéis que hable vuestro espíritu.

Principia para vosotros la era de la comunicación espiritual.

Largo es el camino que tendréis que recorrer y pasará mucho tiempo para que veáis culminar este don; pero desde los primeros pasos y en cada uno de ellos, encontraréis un aliciente para perseverar en el camino.

Vosotros formáis mi jardín; mi palabra ha sido la que os ha cultivado, pero aún no habéis florecido ni fructificado; y en verdad os digo, que las flores de vuestro huerto se abrirán cuando os comuniquéis de espíritu a Espíritu y los frutos madurarán en vuestro árbol cuando vuestras obras encierren verdad, amor, saber, cuando den vida, sustento y buen sabor.

Mi voluntad es que en este tiempo la Humanidad llegue a comunicarse de espíritu a Espíritu con su Señor, que en el corazón del hombre exista un verdadero santuario donde escuche la voz del Padre.

Los que alcancen ese tiempo, se maravillarán con la grandeza de mi Obra y el cumplimiento de mi palabra. Entonces verán a los niños enseñando, doctrinando y dando .testimonio de Mí con verdadera espiritualidad; a los jóvenes y hombres dejando tras de sí los goces y placeres del mundo para dedicarse a la práctica de mis enseñanzas, declarando que el tiempo en que viven, es aquel anunciado por los profetas.

Desde los primeros tiempos he venido preparando los caminos que habrian de conduciros hasta el punto en que os encontráis en estos momentos; a la evolución espiritual que os permitirá concebir la comunicación de espíritu a Espíritu con vuestro Padre.

El espíritu elevado sabe que la palabra humana empobrece y empequeñece la expresión del pensamiento espiritual, por eso hace enmudecer los labios de la materia para elevarse y decir con el lenguaje que sólo Dios conoce, el secreto que lleva oculto en lo más íntimo de su ser.

Limpiad vuestro corazón y vuestra mente para que vuestro espíritu se eleve y se purifique. Entonces Yo manifestaré mi luz a través de vuestro ser y sorprenderé a la humanidad con vuestras obras de amor. Por medio del niño hablaré al anciano, por medio del rudo e ignorante hablaré al sabio y a través del humilde hablaré al orgulloso.

Hoy no comprendéis aún lo que os espera, pero mañana lo sabréis y con sumisión os levantaréis a caminar hacia las comarcas que hoy duermen y que mañana al recibir mi mensaje divino, se levantarán dispuestas a seguirme. Vosotros anunciaréis que para ese tiempo los hombres todo lo consultarán con su Señor, para llevar a cabo sus obras en el mundo, dentro de los preceptos de la Ley Divina.

El padre de familia hablará a sus hijos con palabras que el Señor ponga en sus labios, los maestros enseñarán bajo una inspiración superior; los gobernantes sabrán transmitir a sus pueblos la voluntad de Dios; los jueces se sujetarán a los dictados de su onciencia que es Iuz de Aquel que todo lo sabe y por lo tanto, es el único capaz de juzgar con perfecclón.

Los médlcos confiarán primero en el poder divino y su palabra y su bálsamo vendrán del Señor.

Los hombres de ciencia comprenderán la misión tan delicada que han traído a la Tierra, y por su preparación espiritual recibirán las divinas inspiraciones.

Finalmente todos los que hayan traído al mundo la misión de conducir espiritus por la senda de evolución, sabrán elevarse para recibir mis revelaciones y lIevarlas al corazón de las multitudes con la luz y la pureza con que las recibieron.

Yo os revelaré grandes lecciones del Más Allá, porque vengo prepárandoos para la vida espiritual, para la verdadera vida, para esa vida que no tiene principio ni fin.

Yo os prepararé, os mostraré el camino y os señalaré la puerta, porque sois los primogénitos, a los que siempre he enseñado el camino que también vosotros debéis enseñar a los demás y asi como en este mundo os he señalado el sendero, en el Más Allá lo habéis de reconocer y seguiréis conduciendo a los espíritus por el camino que os lleva a la verdadera paz.

 

…y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí mas noche;
y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz de sol, porque Dios el Señor
los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 22:4-5)

¿Os extrañáis de que mi espíritu o el de mis enviados se manifiesten entre vosotros? Es que no analizáis vuestra vida y por eso os sorprendéis de todo y llamáis sobrenatural a lo que es completamente natural.

Os sorprendéis de que un espíritu se manifieste o se comunique con vosotros, sin pensar que vosotros también os manifestáis y hasta os comunicáis en otros mundos, en otras moradas. Vuestro cuerpo no se da cuenta de que vuestro espiritu, en los instantes de orar, se comunica conmigo; no sabe percibir la aproximación que por medio de ese don tenéis con vuestro Señor y no solamente con mi Espíritu, sino también con el de vuestros hermanos espirituales a quienes recordáis en los momentos de oración.

Tampoco os dais cuenta de que en vuestro reposo, cuando la materia duerme, el espíritu, según sea su elevación y su espiritualidad, se desprende de su cuerpo para presentarse en lugares distantes, y hasta en moradas espirituales que vuestra mente ni siquiera puede imaginar.

Nadie se sorprenda de estas revelaciones, comprended que estáis aproximándoos a la plenitud de los tiempos.

Si mi luz ha borrado las fronteras, antes os he preparado para que podáis entrar en comunicación tanto con mi Espíritu Divino, como con vuestros hermanos del Valle Espiritual, porque no quiero que seáis los hijos de la ignorancia, sino que como discipulos de mi Obra podáis entrar con toda pureza y elevación dentro de esta comunicación; sólo el que no sepa prepararse, no podrá quedar dentro de ella.

Aquel que se encuentre manchado, no podrá tampoco llegar a la feliz comunicación de que os estoy hablando, porque ya os he dicho que lo manchado no llega a Mí.

Si solamente la curiosidad os llevase a pretender la comunicación con el Más Allá, no encontraréis la verdad; si os llevase el deseo de grandeza o la vanidad, no obtendréis la comunicación verdadera; si la tentación revistiese vuestro corazón de falsas finalidades o intereses mezquinos tampoco obtendréis la comunicación con la luz de mi Espíritu Santo.

Sólo vuestro respeto, vuestra oración limpia, vuestro amor, vuestra caridad, vuestra elevación espiritual obrarán el prodigio de que vuestro espíritu extienda sus alas, traspase los espacios y llegue a las mansiones espírituales hasta donde sea mi voluntad.

Esa es la gracia, el consuelo que el Espíritu Santo os reservaba, para que contemplaseis una sola morada y os convencieseis de que la muerte y la distancia no existen, de que ni una sola de mis criaturas muere para la vida eterna, porque en este Tercer Tiempo, podréis también estrecharos en un abrazo espiritual con aquellos seres que habéis conocido y que se han apartado de esta vida terrestre, de los que habéis amado y perdido en este mundo, pero que no habéis perdido en la Eternidad.

Esta Humanidad dará grandes pasos hacia la espiritualidad, su espíritu podrá ir más allá de los límites humanos, y llegar a las moradas superiores, para comunicarse con sus hermanos y recibir la luz que aquellos les han de ofrecer. Podrá también descender a los planos donde habitan seres de escasa elevación, seres retrasados para ayudarlas a salir de su pobre condición y colocarlos en un nivel mejor.

La escala por donde asciende el espíritu hacia su perfeccionamiento es muy grande; en ella encontraréis seres en infinidad de grados diferentes y les ofreceréis algo de lo que poseéis y ellos también a su vez os darán algo de su riqueza espiritual.

Si deseáis que el Padre more entre vosotros, es menester que aprendáis a vivir como hermanos.

Cuando deis ese paso en el camino de la fraternidad, vuestro triunfo tendrá por galardón la comunicación de espíritu a Espíritu.

Muchos dones os he entregado y os anuncio que, cuando estéis unidos en voluntad y en pensamiento, Yo os concederé que os comuniquéis por inspiración con vuestros hermanos que habitan más allá de vuestro mundo.

 

Y este será mi pacto con ellos, dijo Jehová: el espíritu mío que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tus hijos, ni de la tus nietos, dijo Jehová, desde ahora y para siempre. (Isaías 59:21)

Surgirán los videntes en todo el mundo, los profetas, los que se comuniquen de espíritu a Espíritu; los hombres y mujeres de diferentes edades y nacionalidades, hablando de grandes inspiraciones. Ese tiempo ya está próximo, por eso os pongo alerta, os preparo y enseño, para que no caigáis en tentación ni en confusión, porque grandes confusiones van a levantarse en tiempos venideros entre esta humanidad.

En verdad os digo que lo mismo en el éxtasis que por medio de la oración o hasta del sueño material, podéis recibir revelaciones y mensajes del Reino Espiritual, si os sabéis preparar y disponer para ello.

Mas os ha faltado preparación y fe para saber aprovechar esos dones y he tenido que preparar videntes y profetas que os hablen del mañana, que os pongan alerta y os amonesten para que veléis y oréis.

En los días de vuestra comunicación de espíritu a Espiritu, Yo sabré premiar vuestra elevación con inspiraciones y profecías que conmoverán al mundo.

Por ahora, procurad espiritualizaros para que vuestros dones ocultos vayan despertando y paso a paso os vayáis aproximando, primero a la comunicación de espiritu a Espiritu y después a la morada de perfección.

No os dejaré ociosos un solo día. Si estáis preparados, mi inspiración será constante. Yo os revelaré siempre que os encuentre preparados, grandes lecciones pertenecientes al espíritu y os daré grandes profecías que servirán a las nuevas generaciones; porque vosotros dejareis escritas muchas enseñanzas.

Os permitiré escribir esas inspiraciones para que no sean borradas de la memora frágil, para que queden para todos los tiempos como un legado para la Humanidad.

No desmayéis en vuestra lucha por acercaras a Mí, juzgando débil vuestra elevación.

Estáis iniciando una era de espiritualidad y no seréis precisamente vosotros los que alcancéis la perfección de vuestra comunicación espiritual; otros vendrán después y tras de ésos, otras, los cuales oirán mi voz, recibirán la divina inspiración y sabrán interpretar mis mensajes, en una forma en que por ahora no podéis imaginar.

¿Quién podrá deciras que no seréis vosotros mismos los que viváis en aquellos tiempos? Mas en esas profecías sólo Yo puedo penetrar y saber quiénes son los que han de volver y quiénes se quedarán en lo espiritual, para no retornar más a la Tierra.

Para su estudio y penetración os dejo enseñanzas que forman un precioso legado de amor: el Libra de la Vida.

Cada una de sus páginas os revela la sabiduría que he puesto en ellas, tomando vuestra reducido lenguaje y sirviéndome de vuestro entendimiento.

Este conocimiento os llevará a comunicaras en forma perfecta conmigo, cuando vuestra oración no use ya las palabras, sino tome el idioma espiritual, la expresión sincera, la demostración de amor que el espíritu elevado tiene para su Dios y que Yo conozco y recibo con agrado. Así quiero que converséis conmigo para revelar el futuro y daros mandatos, y esas profecías y órdenes que recibiréis, las daréis a conocer a vuestros hermanos.

Cuando así os encontréis preparados, vuestros labios que han permanecido atados se abrirán, un gran don de palabra aparecerá y lo que hoy habéis callado se manifestará plenamente.

Cuando hayáis aprendido a comunicaros conmigo de espíritu a Espíritu, vuestros dones quedarán desarrollados y en vuestra práctica, esos dones florecerán en grandeza y en espiritualidad. Entonces me buscaréis en lo espiritual y vuestro culto será perfecto.

Grandes misterios prometo revelaros cuando viváis en paz, porque entonces podrá brillar mi luz en vuestro ser.

Os hablo ahora de esto para que preparéis a vuestros hermanos y a vuestros hijos, a fin de que velen y cuando la hora llegue y la voz divina os busque para hacerse oír, los hombres y los pueblos se encuentren orando, porque su gozo será infinito y las revelaciones que reciban serán incomparables.

 

“En esto conoceremos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su espíritu” (1a. Juan 4:13)

Es mi voluntad que por este pueblo que ha sido testigo de mi comunicación bajo esta forma, sepa la humanidad que el hombre desde su origen, estuvo destinado a comunicarse con su Padre Celestial, a servirle de portavoz en este planeta, y que si en los tiempos pasados fueron aislados los casos de los hombres por cuyos labios habló el Señor, ahora vivis un tiempo en el cual la humanidad, de generación en generación, alcanzará mayor perfección y claridad al comunicarse de espíritu a Espiritu con el Padre.

“Invócame y Yo te oiré benigno y te declararé cosas grandes y ciertas que tu ignoras.” (Jeremías 33:3)

Cuando un hombre ha preguntado a su Señor y en el silencio de su corazón ha sabido escuchar la respuesta, ha descubierto secretos mayores que todos los que la naturaleza pudiera revelarse por medio de la ciencia.

Ese hombre, verdaderamente ha descubierto la fuente de donde brotan todas las sabidurías.

Cuando desarrolléis el don de la comunicación con mi Espíritu, no buscaréis más los libros de la Tierra, porque en ese libro podréis leer y saber todo cuanto necesitáis. Las ciencias del bien os serán reveladas; el amor vendrá a resolver grandes problemas; la paz y la caridad serán los dones preciosos que han de acompañaras y os sentiréis fuertes cual nunca lo habíais estado, porque recibiréis la explicación de grandes enseñanzas, podréis leer delante de vuestras hermanos en ese libra interior, que os he heredado, para daras la luz y ellos acudirán a vosotros.

Cuando el hombre haya aprendido a comunicarse con el Padre por medio del espíritu, ciertamente que ya nada tendrá que consultar en los libros ni que preguntar en la Tierra. Mi presencia será palpable.

Cuando habléis de mi Obra, estaréis inspirados por MI y hablaréis con frases de inmensa sabiduría que sorprendan a los-hombres de mucho saber. Los que lleguen a alcanzar gran adelanto en esta comunicación, recibirán no sólo palabras, frases o ideas, sino cátedras llenas de perfección.

Vuestras manos podrán ser como las de las plumas de oro, escribiendo como la de Juan el apóstol bajo la inspiración del Espíritu Santo.

Cuando os encontréis rodeados de increyentes, de escribas y sacerdotes y os sintáis llenos de mi Espíritu, no digáis a nadie que es el Padre el que habla por vuestra boca, pero Yo estaré hablando a la Humanidad a través de vosotros.

En esta comunicación tendréis vuestros ojos abiertos y vuestro espíritu extasiado, maravillándose de lo que los labios estén revelando en ese instante.

“Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros” (Mateo 10:20)

Si sabéis limpiar vuestro corazón y vuestros labios en los momentos de dirigir vuestras palabras al duro corazón de vuestro hermano, si sabéis en esos instantes elevar vuestro pensamiento a Mí lleno de confianza, seré Yo el que hable por vuestro conducto y toque con mi palabra las fibras más ocultas de aquel corazón haciéndole sentir mi presencia.

Llevad mi verbo en vuestra boca; no es menester para ello que uséis la misma forma en que Yo os hablo. Hablad de Mí y de mi Obra, con el mismo lenguaje con que habláis a vuestros hermanos y sólo cuando tratéis de repetir mis frases, hacedlo en la forma en que Yo os he hablado, mas estad preparados, porque habrá ocasiones en que sea Yo quien hable por vuestros labios y entonces vuestro lenguaje sencillo y material desaparecerá, para dejar manifestarse mi palabra divina en la forma y en el sentido.

¡Mi paz sea con vosotros!

Otros Temas