Album de Sabiduría

 

Enseñanza 2

2 Cada vez que se presenta un nuevo año, la Humanidad se llena de esperanza, aunque también hay quienes sienten temor. ¿Por qué teméis a la vida y a los tiempos? Ellos son siempre los mismos, vosotros sois los que pasáis. Hoy sois niños y mañana adultos; hoy estáis en la Tierra, mañana ya no; hoy nacéis y mañana morís.

3 Estáis en la consumación de los tiempos. Ya vuestro espíritu no está sujeto a la vida material; él ha penetrado en la eternidad. Vosotros sois átomos de mi Divinidad. Yo soy eterno. Yo siempre he sido. El Espíritu Divino no envejece jamás. Soy inmutable e imperecedero, el principio y el fin, el alfa y la omega, de Mí brotasteis y, por tanto, a Mí volveréis.

4 Ciertamente, cada año que llega es un misterio para los hombres, mas de cierto os digo que es un nuevo paso que habréis de dar en el camino de vuestra evolución.

5 No temáis al futuro por no conocerlo, no lo veáis envuelto en tiniebla, pensad que Yo soy el tiempo y la eternidad, pensad que Yo estoy en el futuro.

6 Vos, pueblo, conocéis algo del porvenir, porque Yo os lo descubro, y entre vosotros tenéis profetas que penetran en el futuro por mi voluntad y de ello os dan testimonio.

7 Vosotros no tenéis derecho a la duda, no sois los ciegos que temen tropezar en el camino.

8 A todos los hombres les he preparado el camino para que encuentren la paz; les he señalado la senda para que me encuentren en toda mi verdad.

9 ¡Ah, Humanidad, que me tenéis tan cerca y no me sentís!

10 Os he dado el secreto de la paz que es el amor de los unos a los otros.

11 Llegará la hora en que la paz sea tan grandemente deseada por los hombres, que la buscarán por todos los medios: en las religiones, en la ciencia y en las doctrinas; los creyentes y los que se dicen ateos y librepensadores, todos irán a un mismo punto en busca de esa paz, y cuando la encuentren, se hallarán frente a Mí.

14 Desde el primer entendimiento del cual me serví para esta manifestación, os dije que esta comunicación divina iniciada en 1884 tendría su término en 1950, y que después de ese año no quedaríais huérfanos, porque mi presencia sería sentida más próxima, si sabíais prepararos.

17 No creáis que vuestro país será el único en recibir mis beneficios espirituales, no; Yo desde el principio tengo preparada la heredad para cada una de las naciones de este mundo.

18 Volverá mi verdad a penetrar en todas las moradas, como en aquel tiempo Jesús penetraba en los templos dedicados al culto de Dios y sorprendía con su palabra a los sacerdotes, a los ancianos y a los doctores de la ley.

19 ¿Quiénes me imitarán en este tiempo? ¿Quiénes serán los que no teman a la Humanidad? Los que testifiquen la verdad por medio de sus obras. De cierto os digo que quien se encuentre diciendo la verdad no temerá ni a la muerte, como su Maestro.

20 Ya era tiempo de que esta palabra hubiese resonado en el interior de templos e iglesias, y de que su eco hubiera llegado a los hombres del poder. Pero es necesario que quienes la lleven, se purifiquen y enmienden para ser dignos mensajeros de ella, y he ahí que los tiempos han pasado sin que vosotros hayáis tenido esa preparación.

21 No estoy exigiéndoos sacrificio alguno, sólo quiero que vuestras obras sean espontáneas y vuestro amor verdadero. Sin embargo, no olvidéis el ejemplo de obediencia y sumisión de Abraham, cuando el Padre le pidió la vida de Isaac, el hijo amado. ¿Quién de los hombres de este tiempo, de los que me aman, me daría esa prueba de obediencia, de amor y de fe?

22 Mis apóstoles predicaron mi verdad, y cuando los hombres les juzgaron, no huyeron de la muerte.

23 Quien vive en la verdad, a nada puede temer.

24 Vuestro camino, pueblo, está sembrado de bellos ejemplos.

25 La luz del sexto candelero alumbra a los hombres de este tiempo, mas los cinco sellos desatados que han pasado, también dejaron su luz en los espíritus.

27 Vengo en Espíritu en este tiempo. Mi luz desciende como lenguas de fuego a los hombres para que puedan hablar de mi Ley en todos los idiomas.

28 Ciento cuarenta y cuatro mil espíritus encarnados y desencarnados abrirán en este tiempo el camino. Ellos serán precursores, profetas y mensajeros. Son los marcados por Mí para ir delante de los ejércitos.

29 A estos señalados les ha sido revelado el nombre de la tribu a la que pertenecieron en el Primer Tiempo, para que conozcan que entonces pactaron con su Dios y tiempo ha vienen por el camino del Señor; mas en este tiempo todo nombre de tribu ha desaparecido, porque no es el Señor quien traza fronteras para dividir a los hombres.

32 No ha sido el acaso lo que os ha traído ante esta manifestación. Mi voz os llamó por los caminos y os condujo hasta aquí. Ahora sabéis que habéis venido para conocer la misión que tendréis que cumplir en la Tierra. En mi palabra habéis sabido cuál es vuestro principio y cuál vuestro final. Habéis tenido la revelación de que sois parte de un pueblo que en tres tiempos ha recibido el maná del espíritu.

Acerca de Album de Sabiduría

Este libro es la recopilicación revisada y compendiada de las revelaciones más significativas entregadas por medio del entendimiento humano de 1866 a 1950. + Más información

El Advenimiento

A mediados del siglo XIX se dieron en todo el mundo sucesos extraordinarios: La explosión del Krakatoa, terribles catástrofes naturales y hambrunas en Oriente, los movimientos independistas de las colonias de ultramar con sus metrópolis europeas, la alborada de la Revolución Industrial, la aparición de nuevas filosofías, etc.

Todos éstos eran presagios de la llegada de una nueva era para la Humanidad que se iniciaba con al apertura del Sexto Sello del que habla la profecía de Juan.

Y en ese Libro de la Revelación de Apocalipsis, el nuevo tiempo se abre con la llegada en espíritu del profeta Elías, simbolizado con un ángel que sale donde nace el sol y se levanta sobre los cuatro puntos de la Tierra. Elías, como antes sucediera, era el destinado para ser el Precursor del Advenimiento de Dios en este Tercer Tiempo.

El Sexto Sello marcaba así el principio de un período de intensos dolores para el mundo. Es para ese período que Jesús anunciara la llegada del Espíritu de Verdad, el Espíritu Santo de Dios.

A partir del año de 1862, extraños acontecimientos tuvieron lugar en el Sureste de la Ciudad de México, que dieron inicio a una nueva etapa de comunicación del Espíritu de Dios con la Humanidad. Esto se dio a través del entendimiento humano de múltiples portavoces, hombres y mujeres de origen que de tan humilde, hacen virtualmente imposible que las revelaciones que por ellos se entregaron pudieran se producto de la mente humana.