Album de Sabiduría

 

Enseñanza 13

4 Os profeticé que volvería cuando la Humanidad se encontrase en su mayor altura de maldad y confusión; es por eso que al contemplar los hombres que su ciencia y su perversidad han dado un fruto que se encuentra en plena madurez, presienten que algo divino está por manifestarse. Ese presentimiento es debido a que mi presencia espiritual le habla a cada espíritu, mi justicia de Padre está manifestándose entre la Humanidad.

5 No volveréis a verme en cuanto hombre; hoy tenéis que prepararos para contemplarme en espíritu; así se os dio a entender desde el Segundo Tiempo.

En una nube ascendió el Maestro la última vez que estuvo visible aún ante sus discípulos, y en esa misma forma os había anunciado que volvería.

40 Yo os revelé que mi retorno sería en una nube. Hoy que ya me encuentro entre vosotros y que, por lo tanto, he cumplido aquella palabra, de cierto os digo que la nube es la representación de mi presencia en espíritu.

En la misma forma que me vieron ascender mis discípulos, una vez que dejé concluida mi Obra en el Segundo Tiempo, así he descendido en este tiempo entre la Humanidad.

43 Ahora que vengo en la nube, estoy posándome en vuestro espíritu; por lo tanto, mis manifestaciones en este Tercer Tiempo son invisibles a los ojos mortales. Sólo el espíritu con sus sentidos elevados es el que puede mirar, sentir y comprender mis revelaciones.

Acerca de Album de Sabiduría

Este libro es la recopilicación revisada y compendiada de las revelaciones más significativas entregadas por medio del entendimiento humano de 1866 a 1950. + Más información

El Advenimiento

A mediados del siglo XIX se dieron en todo el mundo sucesos extraordinarios: La explosión del Krakatoa, terribles catástrofes naturales y hambrunas en Oriente, los movimientos independistas de las colonias de ultramar con sus metrópolis europeas, la alborada de la Revolución Industrial, la aparición de nuevas filosofías, etc.

Todos éstos eran presagios de la llegada de una nueva era para la Humanidad que se iniciaba con al apertura del Sexto Sello del que habla la profecía de Juan.

Y en ese Libro de la Revelación de Apocalipsis, el nuevo tiempo se abre con la llegada en espíritu del profeta Elías, simbolizado con un ángel que sale donde nace el sol y se levanta sobre los cuatro puntos de la Tierra. Elías, como antes sucediera, era el destinado para ser el Precursor del Advenimiento de Dios en este Tercer Tiempo.

El Sexto Sello marcaba así el principio de un período de intensos dolores para el mundo. Es para ese período que Jesús anunciara la llegada del Espíritu de Verdad, el Espíritu Santo de Dios.

A partir del año de 1862, extraños acontecimientos tuvieron lugar en el Sureste de la Ciudad de México, que dieron inicio a una nueva etapa de comunicación del Espíritu de Dios con la Humanidad. Esto se dio a través del entendimiento humano de múltiples portavoces, hombres y mujeres de origen que de tan humilde, hacen virtualmente imposible que las revelaciones que por ellos se entregaron pudieran se producto de la mente humana.